Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de A Coruña adjudica un contrato a uno de sus asesores

El ganador del concurso es también portavoz local del PP en Camariñas

La Diputación de A Coruña acaba de adjudicar los servicios de atención a visitantes de dos bienes de su patrimonio cultural en la Costa da Morte a una empresa propiedad de Daniel Rego González, portavoz municipal del PP en Camariñas y asesor del presidente provincial, Diego Calvo, también del Partido Popular. Viproga Servicios, SL —administrada por la hija del edil Ursula Rego— se hará cargo hasta el 29 de septiembre de la gestión y apertura al público de las Torres do Allo en el municipio de Zas, uno de los pazos más antiguos de Galicia, y de los Batáns do Mosquetín, un conjunto etnográfico de siete molinos y tres batanes situado en el municipio de Vimianzo.

El contrato, otorgado mediante concurso público, solo es por dos meses y medio y asciende a casi 22.000 euros. La Diputación, a través de una portavoz, destacó que la adjudicación fue decisión de la mesa de contratación de la institución, “un órgano técnico”, y en ella “nada tienen que ver” los cargos políticos de Rego. “Aunque no nos gusta”, admiten las mismas fuentes, que recayera en una sociedad de un dirigente local del PP que está en nómina del organismo provincial coruñés.

Concurrieron seis ofertas a esta licitación pública, entre ellas la asociación supramunicipal Neria. Integrada por 16 ayuntamientos de la Costa da Morte, llevaba unos ocho años ocupándose de la gestión turística de estas dos propiedades de la Diputación. El último convenio finalizó en septiembre de 2012 pero la asociación mantuvo abierto al público, “de forma gratuita”, ambos elementos histórico-artísticos hasta finales de año. Pero ahora, al ganar la adjudicación, se encarga Viproga, la filial de una sociedad de seguridad privada del mismo nombre que preside Daniel Rego, su dueño principal con el 87,7% de las acciones. La firma, propiedad de Rego y administrada por su hija, presentó la propuesta que logró la mejor valoración técnica y económica. Rebajó en un 21% el coste inicial del servicio, licitado hace un mes por un importe máximo de 27.650 euros.

Insisten desde la Diputación que el procedimiento abierto y público para esta adjudicación fue limpio y transparente, que no se podía saber quién optaba a esta contratación al estar las ofertas en “sobre cerrados” y que la mesa de contratación, aunque presidida por un diputado provincial del PP, está integrada por funcionarios y técnicos del organismo. Están también, aunque sin voto, un representante del PSOE y otro del BNG.

Daniel Rego tiene un salario anual de 19.000 euros como asesor de la Presidencia de la Diputación. Estaba previsto que se convirtiera este mes en diputado provincial. Hay un acuerdo interno del PP para compartir el escaño obtenido por la Costa da Morte entre la alcaldesa de Cee, Zaira Rodríguez, y el portavoz municipal de Camariñas, disfrutando dos años de mandato cada uno. Pero de momento, Rodríguez, que acaba de cumplir dos años en la Diputación, seguirá como vicepresidenta.

En la directiva de Neria, hay fuerte malestar porque “no puntuó” en el concurso público los años que lleva encargándose de ambos bienes culturales de la Costa da Morte, ni los 134.000 euros, incluida la compra de un solar para aparcar los autobuses, que invirtió esta asociación de alcaldes. Pero no recurrirán la adjudicación. “No vamos a pelear, no vale la pena por dos meses y medio, otra cosa es si hubiera un plan de gestión serio para varios años”, explica el secretario de la asociación, Xan García. Neria, que reseña ser una entidad sin ánimo de lucro y “con fines sociales, no una empresa privada que busca ganar dinero”, estará atenta al modelo que la Diputación, una vez trascurrido este verano, elegirá para gestionar ambos conjuntos históricos. “No se trata de abrir la puerta y punto, nosotros prestamos un servicio, y por ejemplo, los batanes necesitan una puesta a punto cada año que no es sencilla”, subraya García.

Polémicos son el historial y solvencia económica de las dos empresas de Daniel Rego, que comparten la misma sede en el polígono do Tambre de Santiago. Viproga Servicios, adjudicataria ahora de la gestión turística de los mencionados bienes culturales de la Diputación, suscitó una viva controversia a finales del pasado año por atribuirse y resultar al final desahuciada por orden judicial de la cafetería del Náutico de Camariñas. Sus cuentas, que suele presentar con mucho retraso, no resultan boyantes. Y la sociedad matriz, Viproga, SA, que preside Rego, está directamente en la ruina y dada de baja en diciembre de 2012 con más de 75 reclamaciones por deudas con Administraciones públicas, la Seguridad Social y embargos judiciales. Esta empresa de seguridad privada, que llegó a facturar más de un millón de euros en 2009 y tener contratos importantes con organismos como el Sergas, no puede presentarse desde hace tiempo a concursos públicos por sus múltiples impagos a Hacienda y a la Seguridad Social.