Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruth Ortiz dice que el veredicto sobre Bretón le devuelve la paz que le faltaba

La madre de Ruth y José afirma que la decisión del jurado le "reconcilia con la justicia"

Ruth Ortiz escucha el veredicto del jurado sobre José Bretón.
Ruth Ortiz escucha el veredicto del jurado sobre José Bretón. EFE

Ruth Ortiz, la madre de los niños Ruth y José, por cuya desaparición y muerte fue encontrado este viernes culpable su padre, José Bretón, ha explicado que el veredicto de culpabilidad sobre su exmarido le ha devuelto "la paz" que le faltaba. Ortiz ha asegurado que la decisión del jurado le "reconcilia con la sociedad y la justicia", ya que antes de que "sucediese esto, no creía en la justicia tal y como está en España". La madre de los pequeños ha opinado que debería aplicarse la cadena perpetua revisable Bretón.

Horas después de conocer la decisión del jurado, en declaraciones a Antena 3 recogidas por Efe, Ortiz ha considerado que el veredicto "marca un antes y un después" en su vida. "La verdad es que no me había planteado si todos iban a estar de acuerdo, pero ha sido emocionante", ha declarado sobre el hecho de que la decisión fuera unánime.

La madre de los pequeños desaparecidos en Córdoba ha indicado que se le "pasó por la cabeza" que Bretón fuese declarado inocente. Sin embargo, ha restado importancia al hecho de que el jurado haya tardado cuatro días en deliberar. "Sabiendo el trabajo de contestar veintitantas preguntas, argumentarlas, redactarlas, buscar las razones en el sumario, no era una tarea fácil y lo raro es que no hayan tardado más tiempo", ha explicado.

El jurado popular ha declarado por unanimidad a José Bretón culpable del asesinato de sus dos hijos, Ruth y José, de 6 y 2 años, el 8 de octubre del 2011 en Córdoba por venganza hacia su exmujer cuando le comunicó su intención de separase.

Compuesto por siete mujeres y dos hombres, el jurado considera probado que en septiembre del 2011, cuando Ortiz le comunicó su intención de separarse y quedarse a vivir con sus hijos en Huelva, Bretón "concibió la idea de dar muerte a los niños como venganza" y decidió que "el lugar más adecuado" para ello sería la finca familiar de "Las Quemadillas" aprovechando el fin de semana que estaría con ellos.