Los FAD premian la arquitectura polivalente en tiempos de crisis

Un yacimiento en Seró y una escuela en Portugal acogen diversos usos sociales

El edificio creado sobre el túmulo megalítico de Seró del estudio de arquitectos Jordi Gironés, premiado con el FAD.
El edificio creado sobre el túmulo megalítico de Seró del estudio de arquitectos Jordi Gironés, premiado con el FAD.

En 2007 los trabajos de construcción de una tubería de riego del canal Segarra-Garrigues en el municipio leridano de Seró, descubrieron, como ocurre casi siempre, restos arqueológicos de sumo interés. En este caso se trataba de una construcción prehistórica megalítica que se dató con una antigüedad de 4.800 años. Entre lo que más sorprendió a los arqueólogos fue la profusa decoración geométrica en bajorrelieve de las piedras, además de comprobar que estas losas ya estaban reutilizadas de un monumento anterior.

Sobre estos restos, el estudio de arquitectos Jordi Gironès construyó en una zona rodeada de viñedos, un edificio realizado con materiales de la zona, a base de ladrillo, hormigón, varillas de hierro y poco más, con la intención de proteger y explicar los restos arqueológicos.

Esta construcción, aparentemente inacabada fue ayer galardonada con el premio FAD de arquitectura, tras valorar el jurado “la capacidad de trascender lo inmediato, huir de soluciones preconcebidas” y por “la reflexión sobre el entorno, los valores del patrimonio rural y la relación entre el pasado santuario y el presente agrícola”. Además de destacar que se “evita lo innecesario y se crea un equipamiento ajustado al contexto que combinar usos culturales, sociales y de promoción económica”.

También fue reconocido el trabajo realizado por el arquitecto Pedro Domingues en la escuela de educación básica y secundaria de Sever do Vouga, en Portugal. En este caso se reconoció “la flexibilidad por introducir usos sociales y deportivos que vayan más allá su uso central y la habilidad por convertir en memorable la experiencia de habitar de un niño a través de espacios libres de gran riqueza y por la flexibilidad de introducir usos sociales y deportivos abiertos a la comunidad”. Los dos premiados se ajustan a la filosofía de los premios de este año. Según el jurado “reconocer la actitud de como afrontar los problemas de hoy y el acierto y el talento para resolverlos”

En la ceremonia de ayer de entrega de los FAD 2013 celebrada en el flamante Disseny Hub Barcelona, que puso punto y final al FADfest, el festival del diseño que se ha celebrado en los último quince días, también se premió el interiorismo “delicado y preciso realizado en un lugar ejemplar ya clásico que lo refuerza” del restaurante Il Giardineto en Barcelona. En la modalidad Ciudad, Patrimonio y Paisaje el espacio público del Teatro de Liria de Ripoll, en Girona, de los arquitectos RCR Aranda- Pigem-Vilalta, mientras que en intervenciones efímeras se destacó la “mágica, sencilla y evocadora” intervención lumínica en la Fabra i Coats con motivo de los pasados Reyes Magos, de Xevi Bayona.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

José Ángel Montañés

Redactor de Cultura de EL PAÍS en Cataluña, donde hace el seguimiento de los temas de Arte y Patrimonio. Es licenciado en Prehistoria e Historia Antigua y diplomado en Restauración de Bienes Culturales y autor de libros como 'El niño secreto de los Dalí', publicado en 2020.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS