Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Granada: entre lo posible y lo necesario

Si el PSOE no afirma que España es plurinacional, no podrá liderar el debate territorial

El pacto es la fórmula, no el fin. El diálogo y la negociación, sus condiciones. Así como la generosidad y la responsabilidad. El objetivo —el fin— no es simplemente tener una voz única (de consenso), sino tener una idea política que pueda representar y liderar, proponer y resolver. El acuerdo de Granada es hasta donde puede —o quiere— llegar todo el PSOE. Pero no puede impedir al PSC tener una voz propia en Cataluña y España.

He expresado reiteradamente que así como resolviéramos las relaciones PSOE y PSC (y sus compromisos y pactos políticos), así sería vista nuestra oferta para las relaciones España-Cataluña. Granada refleja lo posible. Pero la política debe hacer posible lo deseable, lo conveniente, lo urgente. Y no es lo mismo. Este es el reto. El punto de encuentro que representa el acuerdo de Granada es necesario pero ya no es suficiente para la sociedad catalana, creo. Ni para España. El texto es impreciso para evitar el conflicto o la discrepancia. Es cierto que en política las ambigüedades permiten, a veces, avanzar. Pero la ambigüedad puede ser, también, percibida como incapacidad, recelo o cobardía. Sinceramente, si el PSOE no puede afirmar que España es un Estado plurinacional (con todo lo que ello significa), no podrá liderar el debate territorial y la reforma de nuestra arquitectura institucional. Algunas voces argumentarán que no lo niega. Es cierto. Pero es, precisamente, esta incapacidad para la claridad lo que nos aleja del problema y, en consecuencia, de su solución.

Mientras la reforma constitucional propuesta no llegue, los problemas seguirán ahí, agravados. Y si la reforma parece más difícil que la independencia (así puede ser percibida aunque sea erróneo), esta oferta política avanzará, irremediablemente, en Cataluña hasta vertebrar, todavía más, al conjunto de la sociedad. Se trata de credibilidad. Muchos catalanes ya no creen en las posibilidades de cambios profundos en España que permitan un futuro compartido. Nadie cree que sea más fácil, de la misma manera que nadie cree que España pueda reaccionar. Este es el bucle perverso de desconfianza. Atrapados entre la decepción y la incertidumbre. Intentamos un Estatut que interpretó, en positivo y confiadamente, el texto y el espíritu constitucional. Si aquello no fue posible, algunos pueden preguntarse ¿cómo va a serlo ahora la reforma constitucional, diez años después? Esa era la importancia del acuerdo de Granada.

Mi ambición nacional se expresa mejor con un proyecto compartido con España que sin él

No nos hagamos trampas a nosotros mismos. Necesitamos coraje, no mordaza. Ambición y no cautela. Deseo lo mejor para Cataluña y sus ciudadanos. Mi ambición nacional se expresa mejor con un proyecto compartido con España que sin él. No es así para una parte significativa de la ciudadanía catalana. Pero para ofrecer una tercera vía hoy, necesitamos un acuerdo político bilateral que permita el derecho a decidir y que conlleve una oferta política, financiera e institucional que ofrezca una última oportunidad antes que la frustración nos derrote a todos. ¿Va a ser esto más difícil que la reforma constitucional? Lo dudo. Este debería ser el núcleo de la propuesta del PSOE.

Granada es un paso. Pero la distancia a recorrer necesita zancadas, y parece que nos hemos plantado. Necesitábamos un movimiento continuo y trasladamos un “hasta aquí hemos llegado”. El coste de esta incapacidad puede ser altísimo. Desearía equivocarme, pero temo que no será así. Benedetti recordaba un grafitti que apareció un buen día en un muro de Quito y que rezaba: “Cuando teníamos todas las respuestas, nos cambiaron las preguntas”. Pues eso, las preguntas ya cambiaron.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Laia Bonet,miembro de la Comisión Ejecutiva Nacional del PSC.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS