La Abogacía del Estado pide dos años para Sánchez Gordillo y Cañamero

Se les atribuye delitos de usurpación, desobediencia y daños en la ocupación de Las Turquillas

Sánchez Gordillo y Cañamero, en la finca Las Turquillas.
Sánchez Gordillo y Cañamero, en la finca Las Turquillas. JULIÁN ROJAS

La Abogacía del Estado ha pedido dos años de cárcel para el diputado andaluz y alcalde Marinaleda (Sevilla), Juan Manuel Sánchez Gordillo (IU), y para el portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, por la ocupación el verano pasado de la finca militar Las Turquillas, en Osuna (Sevilla), informa Efe. Según fuentes judiciales, se les atribuye la presunta autoría de los delitos de usurpación, desobediencia grave y daños durante la ocupación de la finca —que sufrió daños que fueron tasados en unos 800 euros—.

La Abogacía del Estado hace extensible la petición de pena de dos años de prisión para otros dos militantes del SAT a los que considera cabecillas de la protesta junto a Sánchez Gordillo y Cañamero. Para los 50 imputados restantes solicita un año y seis meses de cárcel por los mismos delitos. Sánchez Gordillo es el único aforado de los imputados en esta causa.

El pasado mayo, el juez instructor del TSJA dictó un auto de procedimiento abreviado sobre esta causa que quedó en suspenso tras comprobar que faltaban diez personas por declarar, entre ellas Cañamero, quien finalmente compareció el pasado miércoles ante el alto tribunal andaluz, al que acudió detenido por haber desoído varios llamamientos de la justicia para que acudiera a prestar testimonio. Cañamero se acogió a su derecho a no declarar.

Una vez tramitadas esas diez comparecencias, el magistrado levantó el miércoles la suspensión del auto de procedimiento abreviado, por lo que solo resta la apertura de juicio oral y su señalamiento tras el pronunciamiento de las partes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS