Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alerta policial por el aumento de agresiones por jóvenes de ultraizquierda

Los autores “salen de cacería” por los parques del centro de la capital

La capital ha registrado en los últimos meses un importante aumento de las agresiones protagonizadas por jóvenes de ideología de ultraizquierda. Una de las últimas y la más peligrosa ocurrió a finales de junio en el parque de Roma, en el distrito de Retiro, en el que resultaron heridos una decena de jóvenes con edades entre los 16 y los 22 años, según explicaron fuentes policiales.

Su forma de actuar recuerda a la que utilizaron los jóvenes de ultraderecha en la década de los noventa, cuando eran frecuentes las agresiones en la zona de los bajos de Aurrerá y en el entorno del intercambiador de Moncloa. De hecho, los de ultraizquierda utilizan la misma expresión (“salir de cacería”), cuando se refieren a buscar víctimas por cualquier punto de la ciudad. Se mueven en especial en la almendra central (la que está dentro de la M-30), aunque no descartan desplazarse a otros lugares. La policía tiene noticia incluso de agresiones en el distrito de Carabanchel.

El incremento se ha detectado prácticamente desde comienzo de año. Siempre actúan a primera hora de la noche y en grupos que cada vez son más numerosos. Al principio, se juntaban siete u ocho personas e iban a por grupos pequeños o parejas, pero ahora se enfrentan a colectivos más numerosos.

De lo que también se ha percatado la policía es que cada vez emplean más violencia y planifican mucho sus golpes para no ser detectados. Primero ubican a sus víctimas y después van a tiro fijo a por ellas cuando hay menos gente. Suelen llevar bragas militares o pasamontañas, lo que dificulta su identificación.

El caso más grave que ha vivido la capital hasta el momento se produjo en el parque de Roma. Este cuenta con dos entradas. Unos 30 redskins (rapados de ultraizquierda) se dividieron y entraron por cada una de las dos puertas de que dispone esta zona verde situada junto al barrio de la Estrella y la M-30. Se dirigieron hacia un grupo de chavales que estaba celebrando un cumpleaños. Los empezaron a insultar y soltar toda clase de improperios, como “nazis de mierda” y “fascistas”, pese a que no llevaban ningún atuendo que denotara que pertenecían a esta ideología. Según fuentes policiales, lo único que vestía uno de ellos era un cinturón con la bandera de España. Los agresores iban armados con bates de béisbol, defensas extensibles... “Creemos, incluso, que se pasan las armas entre ellos según las cacerías que vayan haciendo”, destacan responsables policiales. En principio, se cree que todos los agresores son varones, aunque no se descarta que haya mujeres.

Los chavales creyeron que en un principio iban a atracarles, pero la verdadera intención de los redskins era agredirles. Se emplearon con saña y pegaron a todos los que estaban en el grupo. Algunos intentaron salir corriendo, pero a casi todos les dieron alcance. La peor parte se la llevó un menor al que golpearon en la cabeza con una porra extensible, causándole graves lesiones y una fuerte hemorragia. Tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario para que le atendieran y ver la gravedad de las lesiones.

Uno de los problemas a los que se enfrenta la policía es el miedo de las víctimas a denunciar por temor a represalias. Además, como los atacantes están incrementando su violencia, temen que pueda haber consecuencias todavía más graves en eventuales ataques. “Son personas muy radicales, que se creen impunes porque actúan en grupo y por la noche”, añaden los responsables policiales.

La llegada del buen tiempo y el que la gente salga más a la calle son dos hechos que pueden desencadenar más agresiones, en especial en los parques de la capital. Hasta el momento, los ataques siempre se han producido en Madrid, pero los investigadores no descartan que puedan desplazarse a otros municipios limítrofes.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram