Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un negocio en el que funciona el boca a boca

Los rusos buscan casas cerca del mar y construidas con buenos materiales

Elena Andreeva atiende a unos rusos en Ventura Properties. Ampliar foto
Elena Andreeva atiende a unos rusos en Ventura Properties.

Entre los ciudadanos rusos funciona el boca a boca para asentarse en la Costa del Sol. “Vienen porque sus amigos y su familia ya viven aquí”, explica Elena Andreeva, propietaria de una inmobiliaria en Puerto Banús. Ella llegó a Málaga en 1996, coincidiendo con otro boom de viajeros rusos, y ejerció de guía turística en viajes a Ronda y Granada. “Había muchos turistas, pero no tantos como ahora. Quien viene a Marbella quiere quedarse”, comenta entre risas.

El precio medio de las ventas que cierra oscila entre los 300.000 y los 500.000 euros, aunque ha tenido operaciones que superaban los dos millones. Ahora busca inmuebles de gama alta y afirma que “no hay”. Una familia ha comprado recientemente una casa por 650.000 euros y busca otra similar por la zona de Puerto Banús o San Pedro, pero “faltan productos de este tipo”, insiste. A sus compatriotas les gustan las viviendas modernas y con buena estética, cerca de la playa y con materiales de buena calidad.

Desde que abrió la inmobiliaria en 2004, Andreeva ha vivido el furor por el ladrillo y la profunda crisis del sector, pero apunta que la ha notado menos que en los negocios enfocados al mercado nacional. Sufrió un bajón en 2010 y 2011 y las cosas empezaron a remontar el año pasado. “Los rusos tienen dinero y quieren comprar”, recalca.

Málaga tiene en verano vuelos directos con Moscú a diario, pero Andreeva cree que debería haber más. “Van llenos y hay fechas en las que ni siquiera se encuentra billete”, explica. En julio también empieza a operar una conexión directa entre la capital rusa y Almería. Una de las trabas que cita para atraer residentes rusos son las “numerosas exigencias” para renovar el visado o el permiso de residencia, que inicialmente se concede para un año. Luego hay dos prórrogas de dos años cada una antes de conseguir el de larga duración.