Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE gallego se suma a la ofensiva contra Almunia y pide que dimita

Feijóo prepara un frente común con Asturias y el País Vasco para presionar a la UE

Pachi Vázquez, en el Parlamento gallego
Pachi Vázquez, en el Parlamento gallego

Joaquín Almunia se ha convertido de repente en una especie de enemigo público número uno en Galicia. Ya no son solo las críticas de los empresarios del sector naval, como José García Costas, presidente de Barreras, el mayor astillero privado de España, que este viernes lo tildó públicamente de “despreciable”. Al clamor contra Almunia por su decisión de exigir que el sector naval devuelva 2.800 millones de euros en deducciones fiscales desgravadas entre 2005 y 2011, se sumó su propio partido, el PSOE, que exigió al comisario europeo su dimisión por “traicionar a Galicia”. Los empresarios insisten en que la propuesta de Almunia abocaría al cierre a los 19 astilleros privados de España, de los que dependen más de 80.000 puestos de trabajo.

Ya lo había advertido el pasado jueves otro socialista, el alcalde de Vigo, Abel Caballero: “Si Almunia cree que nos vamos a callar porque somos de su mismo partido, está muy engañado”. Y el secretario general de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez, lo ratificó este viernes con contundencia: “Tristemente me siento en la obligación de pedirle que presente su dimisión antes de traicionar los intereses estratégicos de Galicia, Asturias y el País Vasco. No se puede defender a Europa contra Galicia. Y un socialista no puede llevarse por delante, con una propuesta injusta, un sector clave de nuestra economía”.

Vázquez reveló que ha mantenido contactos para unificar posturas con los líderes socialistas de las otras dos comunidades afectadas, País Vasco y Asturias. En el caso del Principado, el secretario general del PSOE es además el presidente autonómico, Javier Fernández, cuyo Gobierno emitió una declaración oficial en la que pide al máximo responsable de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, que desautorice a Almunia.

También el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se puso en contacto con Fernández y con el lehendakari vasco, Íñigo Urkullu, para formular una iniciativa conjunta ante Bruselas. En las conversaciones, según Feijóo, participó además el ministro de Industria, José Manuel Soria. La iniciativa se presentará a principios de la próxima semana.

En la ofensiva se ha implicado el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a quien el enorme revuelo por el anuncio de Almunia pilló este viernes en Bruselas. Rajoy dijo que va a pedir un “esfuerzo” a la Comisión Eueropea para que flexibilice su propuesta ya que la postura española tiene argumentos jurídicos “muy difíciles de contradecir”. Desde la Comisión se lanzó el mensaje de que la posición expresda por Almunia aún es susceptible de sufrir cambios. El comisario de Industria, el italiano Antonio Tajani, se mostró confiado, en declaraciones a RNE, en “encontrar una solución positiva para la economía española”. La propuesta de Almunia se someterá al acuerdo de la Comisión el próximo 17 de julio.

Más información