EL PRESIDENTE ANDALUZ LANZA UN DEBATE EN EL PSOE

El PSOE andaluz acelera las primarias ante un eventual adelanto electoral

Los militantes elegirán al sustituto de Griñán el próximo 29 de julio Mario Jiménez dice que hay que prepararse ante "contingencias externas" Un diputado critica "las prisas" de la convocatoria de las elecciones internas

Griñán, Valderas y Díaz, en el Parlamento andaluz.
Griñán, Valderas y Díaz, en el Parlamento andaluz.JULIÁN ROJAS

El próximo 29 de julio los cerca de 45.000 militantes del PSOE de Andalucía elegirán por primera vez en urna al relevo de José Antonio Griñán como candidato a la presidencia de la Junta. Será así si es que alguien decide dar el paso de enfrentarse a la consejera de la Presidencia y secretaria general del PSOE de Sevilla, Susana Díaz, señalada por Griñán para sustituirle. De lo contrario, esta será proclamada. Díaz hará su presentación como aspirante en Antequera dentro de una semana.

La ejecutiva regional socialista aprobó ayer por unanimidad el calendario de elecciones primarias, que deberá ratificar el comité director el próximo martes. Los posibles aspirantes dispondrán de 15 días (del 2 al 17 de julio) para la recogida del 15% de los avales; del 22 al 28 celebrarán campaña interna, y el 29 se celebrará la votación. La ejecutiva no propondrá oficialmente a un aspirante.

El vicesecretario general, Mario Jiménez, justificó la veloz convocatoria en la posibilidad de un adelanto electoral, no tanto porque los socialistas estén trabajando en esa hipótesis sino porque pueda haber “contingencias” externas. “Si hay alguien que pretenda alterar la agenda política del Gobierno, el PSOE estará en la mejor situación para afrontarla”, dijo. Jiménez calificó de estable al Ejecutivo andaluz de coalición (PSOE-IU), aunque añadió que este está sometido “a presiones externas muy fuertes”, en alusión al Gobierno central.

Esta es la argumentación oficial, pero muchos creen que la realidad es que la dirección andaluza no quiere dar facilidades a que alguna alternativa cuaje durante el verano y que las tensiones vividas durante el congreso regional último se reproduzcan. Jiménez también trasladó la versión oficial de que la decisión de Griñan de propiciar el relevo generacional solo afecta a Andalucía y para nada al líder federal, Alfredo Pérez Rubalcaba. Según Jiménez, los socialistas andaluces apoyan el calendario interno de la ejecutiva federal. Existe, opinó él, “un interés por parte de alguien de hacer daño” a Rubalcaba “interpretando una posición que no está detrás del PSOE de Andalucía”.

La jugada de Griñán deja sin mucho margen de maniobra al maltrecho sector crítico del PSOE de Andalucía para buscar una alternativa. Este grupo obtuvo un 30% de representación en el comité director, el máximo órgano entre congresos, en el cónclave regional de hace un año. No hay una cabeza visible que los lidere y tampoco hay, en estos momentos, una dinámica regional que los aglutine. Veinticuatro horas después del anuncio de que Griñán no encabezará la lista del PSOE en las próximas elecciones, la estrategia de los críticos pasa por crear un estado de opinión en el partido, a través de las redes sociales, contrario a la celebración de primarias en julio.

Por el momento, el único nombre que suena es el del consejero de Agricultura, Luis Planas. No tanto porque lo haya decidido cuanto porque no lo ha descartado.

Algunas voces críticas se escucharon ayer. El diputado por Sevilla Alfonso Rodríguez Gómez de Celis se preguntó: “Griñán ha tomado una decisión valiente, limitar los mandatos a ocho años. Y nos ha informado que concluirá su mandato. Entonces ¿por qué tantas prisas?”. De Celis también inquirió por qué Griñán ha defendido que el candidato a la presidencia del Gobierno central se elija “lo más cerca de las elecciones” y esa regla no sirve para Andalucía. Pidió posponer la designación exprés del candidato a la Junta hasta que la ejecutiva federal apruebe en octubre el nuevo reglamento de primarias. De Celis no cuestiona “la legalidad” del procedimiento, pero lo tacha de “inoportuno” e “insuficiente”.

Estas peticiones no van a hacer cambiar de opinión a la cúpula socialista, que ha diseñado al milímetro una operación arriesgada de cara al futuro pero sin riesgos al corto plazo. “Estas jugadas no se hacen para perderlas”, dijo un miembro de la dirección que, no obstante, cree que Díaz “se tiene que ganar el puesto”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50