Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El concejal que llamó “chochito de oro” a la vicepresidenta deja el BNG

Xaquín Charlín abandona el partido porque quiere que se deje de relacionar sus palabras con los nacionalistas

El concejal del BNG, que la semana pasada se vio obligado a dimitir por proferir insultos machistas contra la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha decidido abandonar la militancia de su partido. El martes a través de su famoso blog A ti, meu Cambados anunciaba que ya no formaba parte de los nacionalistas. "A partir de hoy dejo de militar en el BNG", escribía.

Xaquín Charlín asegura que con esta decisión intenta no perjudicar a su partido ya que defiende que lo que escribió sobre la vicepresidenta fue en el ámbito personal. "Quiero que se deje de relacionar al BNG con mis palabras y por lo que pedí disculpas", afirma. El exconcejal se marcha contento por la labor que ha realizado durante sus años en política aunque asegura que desde que empezó tuvo claro que entraba a formar parte de una organización en la que tenía superiores a los que debía hacer caso. "He intentado luchar contra el poder establecido, ayudar a la gente y creo que lo he conseguido", asegura el político que nunca abandonó su puesto de funcionario durante estos años. Charlín continuará escribiendo sobre la actualidad en su blog y aunque agradece al partido "todos estos años" se marcha defraudado con algunos cargos del BNG que prefirieron opinar sobre lo que escribió antes de hablar con él y escuchar sus explicaciones sobre las polémicas palabras que dirigió a Santamaría.

La decisión de Charlín por el momento parece definitiva aunque sin descartar que en los próximos años pueda cambiar de opinión. "Mucha gente me apoya y me da muchos ánimos. Hoy me voy pero no puedo decir que dentro de unos años no vuelva en función de como está la situación", aunque todavía tiene muy recientes las críticas recibidas durante estos días prefiere recordar todo el apoyo recibido por sus vecinos y por algún exalto cargo del PP. “Vino hacía a mí y me reprochó que hubiera dimitido viendo la cantidad de cosas que hacen los demás y por las que nadie renuncia”.