CLÁSICA
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Violín, trompa y piano

Un cuadro fuera de lo común, en el que todos los músicos eran mujeres, rinde honores a Bach, Schumann, Brahms y Ligeti

No es nada frecuente la combinación violín-trompa-piano. Brahms fue un pionero con su Trío en Mi bemol mayor para estos instrumentos y Ligeti, un siglo después, planteó como un homenaje a Brahms su trío para la misma formación. Vaya pues por delante el reconocimiento a la originalidad de agrupar en la misma velada dos obras tan singulares. Más todavía al comprobar la enorme calidad de las mismas y el buen nivel interpretativo del que gozaron. Pero la originalidad en el concierto de cierre del XXI Liceo de cámara no se acaba con el contraste dialéctico entre los dos tríos. Para calentar motores, antes del trío de Brahms, se interpretó un arreglo para violín y piano de Schumann a partir de la sonata BWV 1003 para violín solo de Bach y, ya en la segunda parte, para ambientar el trío de Ligeti, se optó por una versión pianistica de Brahms para la mano izquierda de la Ciaccona de la BWV 1004 de Bach. Si a esto añadimos que todos los músicos eran mujeres completamos un cuadro fuera de lo común.

Interpretativamente, la segunda parte fue bastante superior a la primera, fundamentalmente porque el aperitivo Bach/ Schumann funcionó, siendo generosos, a medio gas. No pasó lo mismo con la ciaccona Bach/Brahms que gozó, gracias a la pianista Silke Avenhaus, de una lectura espléndida. Los platos fuertes eran, en cualquier caso, los tríos y ambos estuvieron a un magnífico nivel. Especialmente el de Ligeti, una obra maestra de continuidad en la mejor tradición y de apertura a las músicas étnicas más avanzadas. Con un swing bárbaro en el segundo movimiento y con una melancolía infinita en el emocionante lamento final. Una maravilla para culminar un ciclo diferente a cualquier otro.

XXI LICEO DE CÁMARA. Obras de Bach, Schumann, Brahms y Ligeti. Con Antje Weithaas, Marie-Luise Neunecker y Silke Avenhaus. Auditorio, 11 de junio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS