Los dueños del ‘Prestige’ pensaron en hundirlo para evitar la inspección

El exdirector técnico de la armadora ha exculpado al gobierno

El exdirector técnico de flota de la armadora Universe Maritime George Alevizos ha asegurado, en el juicio por la catástrofe del 'Prestige', que pensaron en hundir el buque para evitar una inspección sobre su estado estructural. 

Este testigo, presentado por la Fiscalía y la Abogacía del Estado, ha exculpado también a las autoridades españolas, vinculando la catástrofe con el estado "lamentable" del barco. "España no tiene la culpa", ha sentenciado el autor de un informe aportado al juicio y que elaboró con documentos recabados en la empresa armadora.

Más información
El anterior capitán advirtió de que el buque podía romperse
Empresarios afectados exigen una indemnización
La ‘ola asesina’ que rompió el ‘Prestige’

Alevizos ha confirmado que, tras el accidente que registró el buque la noche del 13 de noviembre de 2002 y la conversación que mantuvo en las primeras horas con el capitán del buque, Apostolos Mangouras, consideró que la salvación del buque no era viable. Sobre las reuniones mantenidas en la empresa, ha dicho que las opciones que se plantearon fue "hundir el buque ahí mismo para evitar un control in situ" de su estado estructural "o entregarlo a una sociedad de salvamento para que lo alejara lo más posible".Descartado el hundimiento "porque podía fallar", ha precisado que "ninguna parte tenía intención de llevar el buque a un puerto para que se examinara su estado estructural", ha insistido.

Por otra parte, ha elogiado el trabajo de las autoridades españolas en las primeras horas del siniestro y ha afirmado que "gracias a su intervención se salvaron vidas", en referencia a los tripulantes filipinos rescatados. En la misma línea, ha asegurado, sobre el alejamiento, que "ninguna persona en su sano juicio" metería "un bomba de relojería en su casa".

Al termino de su declaración afirmó que durante la crisis barajó como causas del accidente  el golpe de un submarino o de troncos y tampoco ha descartado que hubiese sido golpeado por una "ola gigante". No obstante, ha considerado que sí hubo un desprendimiento de chapas fue "por la corrosión y la mala soldadura" y no solo por el golpe de una ola gigante, al que el capitán atribuyó el siniestro en su declaración. "Ese barco no tenía que llevar ni agua", ha recalcado Alevizos, quien ha precisado que, por la zona donde se produjo el siniestro, pasó, como jefe de máquinas, "más de 100 veces en barcos de 30 y 40 años de edad y sigo aquí". Preguntado por la Abogacía del Estado si el 'Prestige' estaba en condiciones de navegar, ha manifestado que "sí" en caso de que se le asegurase que el mar "estaría como una balsa de aceite".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS