Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PELOTA

Olaizola, finalista con diferencia

El delantero navarro se ha impuesto a Urrutikoetxea por 22-12 en el frontón Bizkaia

Olaizola II golpea la pelota en la semifinal ante Urrutikoetxea.
Olaizola II golpea la pelota en la semifinal ante Urrutikoetxea. DIARIO AS

Aimar Olaizola sigue aún muchos peldaños por encima de Mikel Urrutikoetxea, la promesa del manomamista de Bizkaia. Lo ha demostrado en el partido de semifinales del campeonato de mano individual, disputado en el frontón de la capital vizcaína, que ha resuelto por un significativo marcador final de 22-12. Eso sí, hubo emoción hasta mediada la semifinal por la salida airosa del delantero vizcaíno, que en esta edición se ha consolidado como un valor en esta especialidad. Ahora, otra vez la final entre los habituales. La txapela es una cuestión de Juan Martínez de Irujo, que ya se impuso en la anterior semifinal a Bengoetxea VI,o de Aimar Olaizola.

Era el partido entre el campeón que acostumbraba a ensayar los partidos comprometidos del mano a mano con su sparring. Ahora era a cara de perro con el premio de la presencia en la final. Olaizola II no lo desaprovechó ni siquiera cuando de salida se vio superado por su compañero de empresa y quien le suele ganar con frecuencia en los entrenamientos. Pero como el propio Urrutikoetxea reconoce, "todo cambia cuando se viste de blanco".

Eso sí, de entrada hubo emoción. El delantero vizcaíno se puso por delante con un 3-0 que le dio la moral necesaria para un pelotari que lo necesita porque tiene hábitos de salirse del partido cuando las cosas le empiezan a ir mal. En esta ocasión, se mostró muy entero, seguro en la mayoría de las ocasiones y plantando cara al rival hasta donde le permite llegar la diferencia técnica y de cualidades entre ambos.

Tras varios empates en la parte baja del marcador, Olaizola II tomó posiciones y fue marcando distancias que acabarían por hacerse insuperables para su oponente. Apenas un atisbo con el 18-8, donde Urrutikoetxea sumó cuatro tantos seguidos, fue la excepción en el camino hacia el tanto definitivo del delantero de Goizueta.

Sin sorpresas, Olaizola II confirmó que sigue estando a prueba con una resistencia técnica y física de garantías, mientras Urrutikoetxea se consolida como un especialista en el mano a mano y da a Bizkaia el pelotari de futuro que necesitaba, sobre todo ahora que Berasaluze II, por cierto en la grada del frontón Bizkaia, sigue su recuperación.