Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘número dos’ de Barbadás acumula inmuebles por 1,2 millones

El volumen de su patrimonio sigue al del regidor, que sobrepasa los dos millones

Bloques nuevos de viviendas en A Valenzá, en Barbadás.
Bloques nuevos de viviendas en A Valenzá, en Barbadás.

El boom del ladrillo de la pequeña localidad de A Valenzá (el núcleo urbano del municipio de Barbadás y zona de expansión de la capital ourensana con la que limita) ha sido paralelo al desarrollo patrimonial de destacados dirigentes del gobierno local. El municipio de Barbadás ha estado durante años en manos de diversos promotores inmobiliarios, alguno de los cuales llegó a estar al frente de la concejalía de Urbanismo. Los cerca de dos millones de euros en fincas e inmuebles acumulados por el alcalde, el baltarista José Manuel Freire Couto, médico de profesión que se metió también a promotor, tienen su réplica en el capital que posee, 1,2 millones de euros solo en valoración catastral, su teniente de alcalde, Manuel García González, que tiene suscritas dos hipotecas por 240.000 euros.

Ni él ni el regidor viven en el municipio que dirigen y García es definido por la oposición como el “verdadero alcalde en la sombra”, debido a las múltiples ocupaciones de Freire quien, además de atender su psicotécnico ocupa escaño en el grupo de gobierno de la Diputación de Ourense y —hasta este mismo mes en que cesó tras hacerse público su patrimonio y el fraude a Hacienda— asumió la presidencia del Instituto Ourensano de Desarrollo Económico (Inorde).

El hombre de confianza de Freire en la alcaldía de Barbadás tiene registradas a su nombre cinco viviendas —tres en Ourense, una en Sanxenxo y otra en Ciudadela (Valencia)—, varios garajes y trasteros, cuatro bajos comerciales en A Valenzá, tres solares urbanizables y 16 fincas rústicas fuera de la provincia de Ourense. Los tres solares urbanizables de García están tasados por Catastro en 224.000 euros. Ocupan 3.000 metros cuadrados en el polígono de reparto convertido en urbanizable por el gobierno local del que él mismo formaba parte y que aprobó en 2003 el planeamiento urbanístico. Junto a él figuran como dueños de parcelas en ese revalorizado polígono exconcejales de los gobiernos de Freire, constructores (algunos imputados por supuestos delitos de fraude urbanístico) y el propio alcalde.

"Es que mi mujer es farmacéutica"

“Dese cuenta de que mi mujer es farmacéutica”, justifica el teniente de alcalde de Barbadás su enriquecimiento patrimonial. Manuel García González percibe íntegramente sus ingresos del Ayuntamiento, en donde cobra un salario líquido de 2.200 euros mensuales por su dedicación exclusiva. El hombre de confianza de José Manuel Freire Couto forma parte del gobierno local de este municipio limítrofe con Ourense desde hace más de dos décadas. Y como él, posee inmuebles y fincas de gran valor catastral en el municipio que gobierna desde entonces.

La oposición pidió su cese, sin éxito, en el año 2010. Manuel García autorizó entonces obras en uno de sus bajos. Transformó una inmobiliaria en cafetería, pero lo hizo con una licencia municipal de desescombro que presentó después de finalizar la remodelación, según protestó entonces el BNG. Nacionalistas y socialistas llevan años denunciando la vinculación de lo público con lo privado de buena parte de los integrantes del gobierno local de Barbadás. Cuando trascendió el patrimonio del regidor y su fraude con el IRPF, Freire despachó la cuestión advirtiendo a la oposición: “Si estamos aquí es porque quieren los vecinos, que nos votan mayoritariamente”.

En declaraciones a este diario, García asegura que se hizo con las parcelas “entre 2001 y 2002”, aunque no pagó por ellas: “Las cambié por un inmueble”, precisa tras señalar que “esos terrenos siempre fueron urbanizables, de toda la vida”. Sin embargo, fuentes del Ayuntamiento aseguran que las parcelas de ese polígono de reparto, en el que está previsto levantar torres de edificios, adquirieron esa calificación al aprobarse el plan de ordenación municipal de 2003, un año después de la fecha de trueque que menciona el teniente de alcalde.

El resto de las propiedades inmobiliarias de García se reparten entre Saxenxo (un piso de 160 metros cuadrados con un valor catastral superior a los 157.000 euros) y Ourense. En la capital ourensana, García tiene tres pisos en una céntrica calle. Uno de ellos, de 203 metros cuadrados, valorado en cerca de 209.000 euros por el Catastro; otro en el mismo edificio, de 93 metros cuadrados, con un valor catastral de más de 95.000 euros (ambos forman el dúplex en el que vive) y otro piso más en un inmueble de esa misma calle, de 150 metros cuadrados y que Catastro valora por encima de los 125.000 euros. Su piso de Valencia, de 128 metros cuadrados, tiene un valor catastral de 44.000 euros. Los bajos comerciales de Manuel García están situados en la calle más céntrica de A Valenzá. Dos de ellos (con un valor catastral que supera los 116.000 euros) los ocupa la farmacia de su mujer, otro lo tiene alquilado a una firma gallega de supermercados que le paga 9.300 euros anuales (el teniente de alcalde asegura que solo posee un tercio de ese bajo, de ahí la “escasa” renta que percibe) y el último, por el que consta que cobra 9.885 euros anuales, lo tiene arrendado a una cafetería.

 

Más información