Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una delegada de la Junta, señalada por un listado de funcionarios

El sindicato CSIF anuncia que va a pedir la imputación de Marta Rueda

La responsable de la elaboración de un listado de trabajadores de la Junta en Málaga con indicación de su afinidad al PSOE fue la delegada provincial de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Marta Rueda. Así lo apuntó ayer al juez la hasta ahora única imputada en el caso, la secretaria de la delegada, que afirmó que ella se limitó a “unificar” en un solo documento varios correos electrónicos con notas de Rueda por indicación de ésta, según informó la defensa.

Tras la declaración, el CSIF anunció que va a pedir la imputación de Marta Rueda y que el juez recabe los correos previos al documento que la delegada envió a su secretaria.

El Juzgado de Instrucción número 3 de Málaga abrió diligencias a instancias de la fiscalía tras una denuncia de la central sindical CSIF, que considera el documento prueba de “un trato discriminatorio a los empleados públicos de la Administración autonómica según su afiliación”.

Junto a algunos de los nombres aparecían anotaciones manuscritas, como por ejemplo si promocionaban. El documento fue elaborado en vísperas del congreso provincial del PSOE de Málaga del pasado mes de julio, en el que hubo una candidatura crítica a la del secretario general, Miguel Ángel Heredia, y de que se aprobara la nueva organización periférica de la Junta.

Marta Rueda era entonces delegada del Gobierno andaluz en funciones en Málaga. La lista contenía 172 nombres de puestos de responsabilidad con indicación del cargo que ocupaban y su vinculación al PSOE, sin datos profesionales.

Mismo nombre

El juez imputó a la secretaria de Rueda porque de su correo electrónico partió un envío del documento. Pero la secretaria aportó al juez un dato que puede desencadenar otra polémica añadida, al señalar a una concejal del PP de Málaga, que tiene el mismo nombre y primer apellido que ella, como posible autora de la filtración del documento.

La funcionaria dijo que al tratar de reenviarse el borrador del documento a otra dirección de correo electrónico personal para seguir trabajándolo, cometió un error y lo envió a la concejal de Economía del Ayuntamiento de Málaga, María del Mar Martín Rojo. Dijo también que cuando se percató llamó al área municipal para que destruyeran el documento, pero que fue publicado “alterado”.