Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un sargento de policía por sustraer los datos de sus compañeros

El agente entraba desde su unidad con la clave del inspector jefe del cuerpo

Un sargento de la Policía Municipal de Madrid destinado a la unidad del distrito de Villaverde ha sido detenido por la Guardia Civil acusado de entrar en los archivos centrales del cuerpo y sustraer información de todo tipo, según fuentes del instituto armado. Los agentes le han decomisado 6.000 euros en efectivo en billetes de 500 euros en su taquilla, además de un disco duro en el que guardaba las fichas de más de 8.000 policías, lo que supone que también estaban los ya jubilados.

Las investigaciones del Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil comenzaron tras detectarse que estaba circulando por los chats de whatsapp (un programa de mensajería instantánea) información de los integrantes de la Sección de Asuntos Internos, en especial de una sargento. En ella, habían puesto su foto además de datos biográficos que solo constaban en la ficha oficial. Los informáticos de la Policía Municipal detectaron que la entrada se había hecho en al menos dos ocasiones durante la madrugada y utilizando la clave del inspector jefe, Emilio Monteagudo. La investigación inicial permitió esclarecer también que se habían conectado desde dos ordenadores de la unidad de Villaverde, justo en una sala en la que hay otras ocho computadoras.

Las pesquisas sacaron a la luz además que se estaba utilizando las claves de otros mandos intermedios para sacar todo tipo de información relativa a la Policía Municipal. Algunas de esas claves fueron bloqueadas para evitar futuros abusos. Pese a ello, el intruso intentó utilizarlas en días en que los policías estaban fuera de servicio. El servidor se lo impidió.

Los afectados acudieron al Grupo de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa (UCO) del instituto armado y denunciaron lo ocurrido, ya que podía haber al menos tres delitos: revelación de secreto de funcionario público, contra la intimidad personal y contra la propia imagen. A través del whatsapp se había distribuido los nombres de todos los integrantes de Asuntos Internos.

Tenía en su taquilla un disco con más de 8.000 fichas de compañeros

La Guardia Civil llegó hasta la unidad de Villaverde a través del rastreo de los ordenadores y en todos los casos estaba de servicio el referido sargento. Siempre se trataba de accesos o de intento de entrar en la base de datos desde la misma oficina y en horario de madrugada. Los agentes de Delitos Telemáticos acudieron junto con la comisión judicial a la unidad de la Policía Municipal y detuvieron al mando intermedio. Le trasladaron al puesto de la Guardia Civil de Las Rozas, donde le acusaron de un delito de descubrimiento y revelación de secretos. Posteriormente quedó en libertad y pendiente de ser citado por el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid, que es el que lleva el caso.

Los guardias civiles registraron la taquilla del sargento y decomisaron tres discos duros, su teléfono móvil, tres memorias pendrive y una cámara fotográfica, además de los 6.000 euros. El análisis de todo este material permitió descubrir que se había copiado todas las fichas de los cerca de 7.000 policías que integran la Policía Municipal, además de un millar ya jubilados. Esto supone que tiene todos sus datos personales, incluidos los domicilios y teléfonos particulares entre otros. También tenía innumerables fotos del inspector jefe.

La investigación continúa abierta por parte de la Guardia Civil, ya que no se descarta que este sargento trabajara para otros integrantes de la Policía Municipal de Madrid, en especial para algún superior jerárquico. Los agentes del instituto armado continúan analizando todo el material incautado, en especial, los correos electrónicos. El mando intermedio sigue en su puesto de trabajo. Se le ha abierto un expediente disciplinario interno como supuesto autor de una falta muy grave. Este expediente se encuentra en suspenso hasta que el magistrado que instruye el procedimiento decida si abre juicio oral. Si fuera condenado, podría llegarse hasta la expulsión del cuerpo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram