Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catalunya Ràdio paga dos millones en complementos opacos, según el comité

Los comité de empresa de TV-3 y Catalunya Ràdio denuncian la falta de diálogo de la dirección

Los trabajadores critican la falta de hoja de ruta y su pérdida de poder adqusiitivo

Un momento de la concentración de trabajadores de Mitjans en Lluita esta mañana en el Parlament.
Un momento de la concentración de trabajadores de Mitjans en Lluita esta mañana en el Parlament.

Los comités de empresa y los comités profesionales de TV-3 y Catalunya Ràdio han comparecido esta mañana en el Parlament, a petición de Esquerra e Iniciativa (ICV-EUiA), para explicar ante los diputados la actual situación de los trabajadores de los dos medios públicos tras la decisión de la dirección de aplicar una reestructuración para que sean más "competitivas". Nuria Amat, presidenta del comité de empresa de Televisió de Catalunya, y Rosa Gordillo, del de Catalunya Ràdio, han coincidido en criticar la falta de voluntad de diálogo de la empresa y su política de ajustes que ponen en peligro el actual modelo de comunicación. Las dos representantes de los trabajadores han denunciado que la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) paga al año 20 millones de euros en sueldos fuera de convenio a cerca de 300 personas si bien la dirección rebaja esa suma a la mitad. Gordillo, sin embargo, ha asegurado que la dirección de Catalunya Ràdio reparte, además, cada ejercicio dos millones en complementos bajo no se sabe qué criterios.

Pedimos al Parlament que no permita dar sueldos de forma arbitraria", dicen los trabajadores

"No decimos que esos complementos no se tengan que pagar pero si pedir al Parlament que la CCMA no gestione dinero público de forma arbitraria", ha dicho Gordillo que como Amat y los distintos representantes de los comités que han acudido a la sesión lucían camisetas rojas con el lema "Sin medios públicos no hay democracia". Según su versión, la dirección corporativa ha renunciado al liderazgo de la radio -uno de sus directivos dijo en una asamblea que no le importaba perderlo- y que carece de modelo y hoja de ruta. Los empleados de la emisora acumulan un pérdida de poder adquisitivo del  30% de su salario desde 2009 y las perspectivas no son mejores. Brauli Duart, presidente de la CCMA, quiere ahorrar en la emisora 3,3 millones de euros al año, que quieren aplicar empezando por las categorías más bajas sin aclarar, según los comités, qué porcentaje implicará a los directivos.

A preguntas de los diputados, Amat ha recordado que la CCMA no ha desmentido la información que publicó este diario anunciando que proyectaba un ERE en TV-3 que podría afectar a unos 500 empleados. Y ha negado con vehemencia que hay recortar drásticamente en los medios de comunicación públicos cuando se sostiene que hay que priorizar la sanidad y la educación. "Esas dos áreas suponen un gasto de 12.000.000 millones al año y los medios 250. Si desapareciera TV-3 y Catalunya Ràdio, solo se podría pagar la sanidad de una semana", ha subrayado.

CiU advierte de la delicada situación financiera de la Generalitat y el PSC critica el programa "Hola Europa"

Albert Batalla, diputado de CiU, ha negado que la CCMA quiera desmantelar los medios públicos y ha recordado que la federación nacionalista se puede atribuir su paternidad. "Las finanzas están en una situación muy complicada", ha reiterado. Salvador Sabrià, de Esquerra, ha instado a la CCMA qué camino quiere elegir y ha planteado este reproche: que programas que han funcionado en la cadena tres años se hayan después externalizado. La diputada de Iniciativa ha mostrado su solidaridad con los trabajadores y la necesidad de preservar los medios -"Sin ellos no hay democracia"- y David Fernández, de la CUP, ha agradecido la pedagogía realizada en la comisión. "Los recortes se pueden de otra forma. Nosotros hemos pasado de un salario de 100.000 euros como diputados a 18.000. Pero la verdad no se cuánto cobramos. Cada me hay complementos diferentes", ha dicho.

El PP y Ciutadans pide a los trabajadores que no politicen su reivindicación

Nuria Parlón, diputada socialista, se ha interesado por la situación laboral y el futuro ERE y ha deslizado su queja ante el programa Hola Europa, emitido por TV-3, al reprocharle su visión sesgada y que no incluyera declaraciones de personas contrarias a la independencia. El popular Pere Calbó y Jordi Cañas, de Ciutadans, han aprovechado la sesión para criticar que los comités consideren que los medios públicos son "estructuras de Estado" y les han reprochado que quieran hacer "política". Calbó ha mostrado su oposición a que los dos medios se etiqueten como "nacionales", Gordillo ha rechazado su intención de politizar el conflicto y Amat ha recordado que son servicios públicos que ponen especial cuidado en proteger la audiencia en catalán cuando el 80% de los espectadores de Cataluña prefieren ver televisión en castellano.

"Los medios públicos son estructuras de Estado. Del actual o de que quieran los ciudadanos", dice David Fernández

Cañas ha expresado su oposición al contenido ideológico de TV-3 y ha lanzado el siguiente discurso: "Nos hemos gastado en la CCMA desde 2007 2.800 euros y hay que saber si eso es bueno. ¿Es lógico pagar 210.000 euros a una directora que es el triple que gana Mariano Rajoy? Yo prefiero hospitales". Su irritación obedecía a que la asamblea de trabajadores de TV-3 votó por unanimidad que la dirección depositara sus impuestos en la agencia tributaria catalana en respuesta a las deudas que el Gobierno central tiene contraídas  con la Generalitat. "Eso no se puede hacer porque igual habría gente que entonces no querría pagar los impuestos. Cataluña es más que los castells, los  boletaires, el Barça o el independentismo". David Fernández ha mediado en la disputa afirmando que no sabe si los medios públicos son un servicio esencial para financiar el Grupo Godó. "Y en cualquier caso son estructuras de Estado. Del actual o del que quieran los ciudadanos", ha remachado.

La Agencia Catalana de Noticies (ACN) está participada en un 30% por la Generalitat y ha sufrido esta semana nueve despidos. La dirección, sin embargo, ha impedido que acudieran a la comisión. Unos 50 trabajadores de la entidad Mitjans en Lluita, que agrupa de forma transversal a periodistas de todos los medios, se ha concentrado a las puertas del Parlament mientras se producía la comparecencia.