Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La jefa de la Policía en el Arena declara que pidió refuerzos y se los negaron

Cándida Jiménez afirma que solicitó 60 agentes para una fiesta considerada de alto riesgo

La máxima responsable de la Policía Municipal encargada del dispositivo de seguridad del Madrid Arena el 1 de noviembre, la oficial Cándida Jiménez, ha declarado esta mañana que se encuentra presionada por sus superiores y que nadie aumentó el nivel de seguridad de la fiesta de Halloween, organizada por Miguel Flores en el pabellón municipal a consecuencia de la cual murieron cinco jóvenes.

La mando policial ha recordado que este fue el primer evento de gran envergadura celebrado en Madrid Arena en el que se hizo cargo su unidad, ya que en ocasiones anteriores se destinaba a estos a las unidades centrales de seguridad (UCE, especie de antidisturbios de la Policía Municipal) o la Unidad de Medido Ambiente.

Según han declarado los abogados de las acusaciones, Jiménez solicitó antes de la fiesta del Madrid Arena al menos 60 agentes para poder controlar un evento masivo como el que se preveía para la noche del 1 de noviembre. El dispositivo final se limitó a 12 agentes y un cabo, según su relato. La oficial ha comparecido ante el magistrado Eduardo López-Palop, titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid que conoce el caso por la muerte de las cinco jóvenes, además de las partes personadas.

Según los abogados, Jiménez ha destacado que el 29 de octubre recibió un oficio en el que se comunicaba que debían ocuparse de la seguridad del evento, pero esperó hasta el 31 de octubre, la misma mañana de la fiesta, para ratificar el oficio ante su jefe, el subinspector de la Inspección Territorial, Emilio Rodríguez Corral. Según su testimonio, éste le habría manifestado entonces que "se le había pasado" esa previsión para organizar el dispositivo.

"Ella quería que hubiera más gente disponible, pero le dijeron que se arreglara como pudiera", ha aseverado el abogado del Ayuntamiento de Madrid en relación a los refuerzos que Jiménez habría solicitado antes de que comenzara el evento. Literalmente le dijeron "búscate la vida".

Unas conversaciones entre la emisora de la Policía Municipal y la oficial reveladas por EL PAÍS destacan que Jiménez tardó cerca de dos horas en enterarse de lo que realmente ocurrió en el interior del Madrid Arena. Llegó a decir que todo se debía a un mal corte de droga o a un consumo excesivo de alcohol por parte de las jóvenes que sufrieron una parada cardiorrespiratoria y negó en varias ocasiones que se hubiera producido una avalancha. También comentó que se tenía que marchar a las cinco y media de la madrugada.

Por otro lado, los abogados de las acusaciones van a pedir que se abra una pieza separada por posible falsedad de documento en los informes emitidos por la Policía Municipal —dicen que los informes tienen fecha del 6 de noviembre—. Posiblemente, según los letrados, pudieron ser modificados a petición de los responsables de la Policía Municipal.

Luis Rodríguez Ramos, letrado que representa al Ayuntamiento de Madrid, ha lamentado que, en su opinión, se esté convirtiendo el caso en una "auditoria del funcionamiento de la Policía Municipal" cuando realmente el responsable fue el organizador de la fiesta fue Miguel Ángel Flores, que excedió el aforo permitido.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram