Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diputados de Galicia defienden en Madrid los núcleos costeros

Parlamentarios autonómicos de PSdeG y PP se reprochan en el Congreso no haber legalizado las casas

Edificios en Moaña
Edificios en Moaña

A finales de 2010 el PP aprobó en el Parlamento autónomo una propuesta de modificación de la Ley de Costas para regular los núcleos costeros amenazados de derribo. Faltaban meses para las municipales y en el Gobierno estaba Zapatero. La oposición en Galicia se negó a votar aquel documento, que además de regularizar los núcleos tradicionales abría la mano a la desafectación del dominio público y a legalizar construcciones de los noventa.

El texto se aprobó y llegó al Congreso, donde permaneció en un cajón hasta ayer, solo dos días antes de que la cámara debata otra reforma de la misma ley promovida con gran polémica por el Gobierno, que aligera la protección de la costa en su conjunto. El diputado del PNV que participó en el debate de ayer calificó la operación de “sainete” entre PSOE y PP. Todos los presentes admitieron la redundancia de la moción, pero se prestaron al intercambio durante cerca de dos horas.

La propuesta empezó con la intervención de tres diputados autonómicos, llegados de Santiago para defender la moción. Empezó Antón Sánchez, de AGE, que recalcó que el texto del PP gallego ha sido “sobrepasado en los contenidos y para peor” por la propuesta del Gobierno central, que abunda en el modelo de desarrollo urbanístico “colapsado” y beneficia a “empresas y amigos del PP”. El socialista Xosé Sánchez Bugallo y el popular Román Rodríguez se reprocharon su gestión en la materia y hablaron más propiamente de la reforma que se debate mañana, en un intento de cubrirse contra los supuestos que el texto que se votará el jueves no arregle. El primero aseguró que la reforma no era necesaria, pero al tiempo reprochó que la Illa de Arousa no sea una de las áreas las excluidas del dominio público y citó casos como el de Vilaboa, que con reforma y todo tendrá un futuro incierto. Rodríguez replicó que la incertidumbre “quedará zanjada” en cuanto la norma se apruebe.

El pique continuó con las intervenciones de sus diputados residentes. El popular Guillermo Collarte dijo que si en Vilaboa hay incerteza es por culpa de una moción del PSOE en el Senado que endureció criterios para la legalización (y que también votó el PP). Olaia Fernández Davila, del BNG, recordó anteriores intentos de su partido por regular los núcleos y rechazó la propuesta popular porque “establece la posibilidad de privatizar la costa”. Advirtió, como otros parlamentarios, del riesgo de que Ence se perpetúe en la Ría de Pontevedra.