Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños dejan de ir a un colegio de Burjassot por la carcoma

La mayoría de padres del San Juan de Ribera se niega a que los menores entren por el "riesgo"

La mayoría de los padres del colegio San Juan de Ribera de Burjassot (Valencia) se negaron a llevar ayer a sus hijos porque, alegan, una plaga de xilófagos (termitas o carcoma) que afecta al edificio, construido hace más de 50 años, pone en “serio riesgo” la seguridad de sus usuarios, según el informe presentado a principios de mes por el arquitecto municipal.

El Ayuntamiento solicitó hace 10 días a la Consejería de Educación el traslado de los alumnos y profesores del colegio a otras instalaciones. De no ser así, añadieron, “se tomarán las medidas oportunas” que garanticen su seguridad. La Asociación de Padres y Madres de Alumnos (Ampa) comenzó ayer una serie de protestas que mantendrá hasta zanjar el problema. Los niños no irán a clase y se concentrarán frente a la consejería. Según Teresa Jordá, presidenta del Ampa, la reunión mantenida con el secretario autonómico de Educación, Rafael Carbonell, no supuso ningún acuerdo. La Administración alegó que se trataba de carcoma y que se repararán los elementos afectados durante las vacaciones de verano. “No podemos aceptar una rehabilitación”, respondió Jordá, “porque el colegio está para sacar a los niños, derribarlo y hacer uno nuevo”.

El problema, arguyen, viene de lejos, hasta el punto que hace nueve años se instalaron barracones para iniciar la reconstrucción del centro, en los que dan clases los niños de tres años. La Federación de Ampas de Valencia, FAPA-Valencia, reclamó también la construcción de un nuevo edificio.

La Generalitat desestimó resolver el problema inmediatamente, ya que “no debe efectuarse ningún tipo de reparación porque la situación económica que atraviesan las administraciones exige no malgastar los fondos públicos en obras de reparación que no solucionarán el grave problema de seguridad existente” y que la consejera de Educación, María José Català, ha trasladado al municipio. “Las tareas de mantenimiento son responsabilidad de la administración local”, señaló, “y la carcoma se podía haber erradicado desde el primer momento”.