Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Irán? No, Alcoi

Un centenar de mujeres con 'niqab' arrastra la carroza del capitán de moro en las fiestas.

La polémica está servida. El capitán de la filà Benimerines, máxima autoridad en las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoi en el bando de la media luna, desfiló este domingo con una carroza arrastrada por un séquito de más de cien mujeres vestidas con niqab, una especie de burka, al más puro estilo de los países integristas.

El boato del capitán, encarnado por Jorge Pascual, no dejó indiferente al público de estas fiestas en las que algunas mujeres llevan años luchando y defendiendo su plena integración para poder participar en igual de condiciones que los hombres.

El boato del capitán estaba compuesto por este centenar de mujeres, y unos pocos hombres, asimismo ataviados con estas prendas blancas y negras que apenas les dejaba ver el rostro, y que además desfilaron como esclavas tirando de la carroza del capitán.

Parte de la corte del capitán moro. ampliar foto
Parte de la corte del capitán moro.

Pese a la polémica el boato de los Benimerines, la filà más joven de estas fiestas ya que empezó a desfilar en 1980, ha destacado por su original coreografía de danzas y el colorido de los vestidos de las bailarinas que le acompañaban.

Alcoi  ha vivido este domingo su principal día de las fiestas, con la entrada por la mañana del bando cristiano y por la tarde de los moros. Los desfiles han reunido este domingo a miles de personas en las calles de esta ciudad del interior de Alicante. La música, el diseño y el colorido de los boatos de las filaes un año más ha atrapado al público que ha disfrutado durante horas del desfile.