Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los usuarios de bibliotecas aumentan un 50,6% en las capitales andaluzas

La Infanta Elena de Sevilla, con una subida del 154%, lidera las alzas

Solo Córdoba registra un descenso de lectores registrados

Los usuarios de bibliotecas aumentan un 50,6% en las capitales andaluzas

El número de usuarios inscritos en las bibliotecas públicas provinciales ubicadas en las ocho capitales andaluzas se ha incrementado, de media, un 50,6 por ciento entre los años 2007 y 2012, coincidiendo con el desarrollo de la crisis económica, de forma que la cantidad total de personas que han solicitado la tarjeta que les permite usar los servicios de estos centros o que se han dado de alta en sus bases de datos ha pasado en este tiempo de 249.185 a 375.212.

Así se desprende de los datos estadísticos publicados por la Consejería de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía en su página web, consultados por Europa Press, que también reflejan un incremento del número de usuarios inscritos en la Biblioteca de Andalucía, con sede en Granada. En concreto, el número de personas que se han convertido en usuarios de los servicios de la biblioteca central del Sistema Andaluz de Bibliotecas y Centros de Documentación ha aumentado un 56,4 por ciento, pasando de 5.276 en el año 2007 a 8.254 en 2012. Además, también ha crecido un 38,7 por ciento la cantidad de personas que acuden como visitantes a esta biblioteca, que en 2007 se cifraba en 160.312 y en 2012, en 222.340.

El director de la Biblioteca de Andalucía, Francisco Javier Álvarez, ha señalado que este incremento de usuarios ha coincidido con la puesta en marcha, en el año 2004, de un servicio de préstamo de libros, algo que, según ha destacado a Europa Press, la diferencia de otras bibliotecas autonómicas, ya que no se dedica exclusivamente a conservar una copia de todos los títulos con ISBN publicados en la comunidad, que es la misión que constituye su razón de ser. Además, Álvarez ha recordado que esta biblioteca comparte sede con la de Granada, lo que, en su opinión, también ha podido influir en el incremento del número de usuarios. No obstante, ha puntualizado que quienes solicitan su carné en ese centro no necesariamente son usuarios exclusivos del mismo, ya que esta tarjeta les habilita para aprovechar los recursos del conjunto de centros que conforman la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía.

Por lo demás, todas las bibliotecas de las capitales andaluzas han visto crecer el número de usuarios inscritos en sus bases de datos, con la excepción de la de Córdoba, donde la cantidad de personas con carné ha descendido un 11,96 por ciento, de 23.342 a 20.548 entre 2007 y 2012.

En el extremo opuesto se sitúa la Biblioteca Infanta Elena de Sevilla, que, con un alza del 154 por ciento, ha liderado las subidas de usuarios, que han pasado de 34.924 en 2007 a 88.739 en 2012. Por detrás de ella se coloca la de Málaga, que ha registrado una subida del 93,8 por ciento, de 7.767 a 15.053.

La directora de la biblioteca sevillana, Ana Isabel Fernández, ha vinculado el incremento del número de usuarios del centro que gestiona a la "mayor visibilidad" de la que goza "especialmente desde que en 2009 celebró su 50 aniversario".

Además, ha indicado a Europa Press que en los últimos años la Infanta Elena ha puesto en marcha distintos clubes de lectura --actualmente cuenta con 16-- y de idiomas, así como sirve de escenario de los encuentros con conocidos escritores que organiza el Centro Andaluz de las Letras en el marco del ciclo Letras capitales, y ha suscrito acuerdos de colaboración con distintos colectivos y entidades, como el Instituto Francés, que, en su opinión, también han contribuido a aumentar la notoriedad de la biblioteca y, con ello, su número de usuarios.

A todo ello ha añadido las visitas semanales de escolares que se producen los martes, y la creación de la Asociación de Amigos de la Biblioteca, que ha atraído a "numerosos jubilados" al centro.

El resto de subidas de usuarios ha oscilado entre el 50,9 por ciento de la de Jaén y el 20 por ciento de la de Granada. Entre estos porcentajes se han situado los incrementos de usuarios de las bibliotecas de Huelva --38,3 por ciento--; Francisco Villaespesa de Almería --37,5 por ciento--, y Cádiz, donde el alza ha sido del 22,13 por ciento.

Por el contrario, el número de visitantes de las bibliotecas públicas de las capitales andaluzas ha experimentado un descenso del 11,02 por ciento entre 2007 --cuando estas instalaciones recibían un total de 1.978.022 visitas-- y 2012, año en el que la cifra de visitantes se ha reducido a 1.759.901.

Esta variable ha descendido en las ocho bibliotecas, salvo en Málaga --que en 2012 contaba con un 38,4 por ciento más de visitantes; 230.719, frente a los 142.045 de cinco años atrás-- y Córdoba, donde el alza ha sido del 6,5 por ciento, de 155.439 a 166.253.

Al hilo de estos datos, el director general de Industrias Creativas y del Libro de la Junta de Andalucía, David Luque, ha querido destacar, en declaraciones a Europa Press, la "importante labor social" que, a su juicio, realizan actualmente las bibliotecas públicas, que, según ha remarcado, "no sólo prestan actualmente un servicio público cultural a través de diversas actividades".

Así, ha explicado que, por ejemplo, en estos años de crisis económica, las bibliotecas se han convertido en lugares de refugio de indigentes que han acudido a ellas para protegerse de las inclemencias meteorológicas y que han acabado convirtiéndose también en usuarios de las mismas.

En la misma línea se ha manifestado el director de la Biblioteca de Andalucía, que ha reconocido que en ese centro entran a diario "infinidad" de personas afectadas por la crisis para usar sus aseos o resguardarse del frío o la lluvia.

La "pérdida de poder adquisitivo" de los ciudadanos se ha traducido además, según ha indicado el director general del Libro, en un aumento de los préstamos de libros de texto, así como de DVD y discos compactos de música, "especialmente los fines de semana", en las bibliotecas públicas de la comunidad.

También el presidente de la Asociación Andaluza de Bibliotecarios, Antonio Tomás Bustamante, ha resaltado, en declaraciones a Europa Press, el "valor social" de las bibliotecas, que concibe como "elementos clave" en el actual contexto de crisis económica y que, a su juicio, "cada vez más" son "espacios sociales de información, aprendizaje y cultura para todos".

Para Bustamante, las bibliotecas son "equipamientos que permiten y refuerzan el crecimiento de las personas", así como "entornos públicos que no están basados en el consumo" e "instituciones que favorecen a los más desfavorecidos y ayudan a la inclusión social y a la creación de lazos comunitarios". La directora de la 'Infanta Elena', por su parte, concibe a las bibliotecas como "las instituciones más democráticas de todas", porque "en ellas interactúan todos los sectores de la población, desde amas de casa a estudiantes o jubilados".

Analizando la realidad actual de las bibliotecas públicas andaluzas, el director general de Industrias Creativas y del Libro ha explicado que la Junta de Andalucía pretende adherirse a la plataforma de préstamos de libros electrónicos creada a nivel estatal, así como está renovando el material informático de las bibliotecas y adquiriendo fondos bibliográficos de editoriales o autores andaluces, una labor que, según ha subrayado, pretende "continuar". Además, la Administración andaluza, según ha añadido Luque, mantiene abierto un proceso de digitalización de fondos con la intención de poner a disposición de los usuarios los fondos de la Biblioteca Virtual de Andalucía, entre otras actuaciones.