Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Es usted la imagen de la indecencia hecha persona”

Entre lágrimas, el líder de AGE dice sentir asco por las fotos del narco

 El portavoz de Alternativa Galega de Esquerda, Xosé Manuel Beiras
El portavoz de Alternativa Galega de Esquerda, Xosé Manuel Beiras EFE

El líder de Alternativa Galega de Esquerda arrancó ayer con una confesión: “Cuando venía hacia aquí, sentía asco por tener que tratar este tema en el Parlamento”. En cuanto escuchó la exposición inicial del presidente, sus sensaciones se tornaron peores: “En ese recital de desvergüenza yo veía la cara del fascismo, de los que pasearon gente en el 36 mientras presumían de catolicismo. Apenas tengo capacidad de reprimir mi indignación”.

Con un discurso durísimo en el fondo y las formas, que llegó a relacionar varias veces a Feijóo con el franquismo, el dirigente de AGE hizo una disquisición sobre la moral y la política para concluir que en su “enigmática relación con Dorado”, el entonces secretario general de la Consellería de Sanidade y hoy jefe del Gobierno “violó principios elementales de una ética social y democrática”. “En Europa dimiten ministros por falsificar una multa de tráfico y usted viene aquí a insultar a la oposición. Me hace llorar de asco e indignación”, dijo al borde del llanto. Desde los bancos del PP vieron en eso un número teatral.

Pero Beiras siguió con su tesis: “Los hechos están claros, en el 93 se hizo amigo de un delincuente por mediación de otro delicuente”. [...] “Y dice que son relaciones de ocio, si no sabía lo que ocurría en este país, ¿cómo podía estar en el cargo?”. “Es usted la indecencia hecha persona, desprecia la ética por la ambición de un poder débil, hueco y vacío de contenido, que solo vale para su propio narcisismo vanidoso”- Tras escuchar desde su escaño la argumentación de Feijóo, al que interrumpió varias veces ignorando las advertencias de la presidenta de la Cámara, Pilar Rojo, volvió al estrado e ironizó: “Me convenció de que estamos equivocados y somos indignos de estar en esta Cámara, no merecemos ser diputados, la palabra de Dios es verdad revelada”. Luego defendió que el Gobierno del PP ya perdió —tres meses después de revalidar la Xunta— la legitimidad y que empieza un tiempo nuevo: el del “desalojo” del Gobierno “por los ciudadanos a través de métodos democráticos”.