Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crímen perfecto en Viladecans

'Assassinat a Atrium' es un ingenioso y divertido montaje que ha recorrido sus espacios e implicado a sus usuarios

<NO>Un centro tan singular como el Atrium Viladecans, que reúne instalaciones deportivas y servicios culturales en el mismo recinto y funciona eficazmente como dinamizador de la ciudad, no podía festejar su décimo aniversario sin involucrar en la celebración a todos los que participan de una manera u otra en su actividad. Assassinat a Atrium Viladecans es un ingenioso montaje que, durante el fin de semana, ha recorrido sus espacios e implicado a sus usuarios; una propuesta que obtuvo muy buena acogida la noche del estreno.

Blanca Bardagil, Sergi Belbel, Jordi Casanovas y Cristina Clemente son los autores de unas piezas cortas que, a modo de rompecabezas e inspiradas en las novelas de Agatha Christie, estructuran una celebración un tanto morbosa, pues incluye un cadáver, en clave de humor, por supuesto. El público, divido en tres grupos, asiste al acto de conmemoración del aniversario en el polideportivo. Es la pieza de Jordi Casanovas.

ASSASSINAT A ATRIUM VILADECANS

De Blanca Bardagil, Sergi Belbel, Jordi Casanovas, Cristina Clemente.

Intérpretes: Alba Florejachs, Sergio Matamala, Toni Mazón, José Pedro García, Francesc Ferrer, Edu Gibert, Concha Milla, Clara Cols, Muguet Franc, Àlex Guix, Dani Ventosa, Marta Domingo, Pablo Lammers, Laia Pastor, Alicia Puertas.

Atrium Viladecans. 5, 6 y 7 de abril.

Tras unas palabras del director del Atrium, Jaume Antich (interpretado por Toni Mazón) y durante unas canastas de demostración por parte de las integrantes del equipo femenino de baloncesto de Viladecans, surge un rifirrafe y al rato aparece Antich tambaleándose y se desploma en el suelo. Ha sido asesinado. A partir de ahí, cada grupo de espectadores recorre en orden distinto las instalaciones del Atrium para conocer a todos los participantes en la celebración y sus motivos para cargarse al director.

En la sala de teatro pequeña, conocemos a la familia Antich en Happy Birthday, la obra de Blanca Bardagil que incide en el lado mujeriego del director. En la piscina, sus monitores son objeto de un ERE mientras unos nadadores hacen sus largos; se trata de PiscinEROs, el texto de Belbel que dirige Israel Solà. En la pista de pádel, que por culpa de la lluvia tuvo que ser trasladada al auditorio, asistimos a La vida no es guanya, es perd, de Clemente, una trama alrededor de una deportista. De nuevo en la pista polideportiva, descubrimos la identidad del asesino que, como en las mejores tramas detectivescas, es quién menos te esperas, o sí. Un crimen que funciona estupendamente; ágil, divertido, perfecto, vaya.