Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se ofrece para pactar las cuentas de Mas si paraliza el referéndum

El PSC pone tres condiciones para entrar en el Ejecutivo de CiU

Enric Millo, portavoz del PP en el Parlament.
Enric Millo, portavoz del PP en el Parlament.

El Partido Popular no quiere quedarse solo entre las ofertas de pacto que sobrevuelan la política catalana. El antaño socio del Gobierno de Artur Mas, marginado a mera oposición tras la apuesta soberanista del presidente, ha visto estos últimos días como el líder de CiU clamaba a Partit dels Socialistes y Esquerra Republicana que entraran en el Gobierno. El PP no quiso ser menos, y ayer se ofreció para ayudar a Mas en su tarea más espinosa: los Presupuestos de 2013. El portavoz popular, Enric Millo, señaló que Mas gobierna condicionado por los republicanos, dentro de un “bucle diabólico en el que el Ejecutivo dice que sin Presupuestos no hay consulta, y ERC dice que sin fecha de consulta no hay Presupuestos”.

Por ello, Millo ofreció al PP para pactar las cuentas, oferta supeditada a que Mas paralice el proceso soberanista. “El Gobierno debería centrarse en la salida de la crisis. Entonces podríamos hablar, y también para buscar un modelo de financiación”, dijo Millo, que concretó: “Es necesario que abandone la hoja de ruta soberanista. O como mínimo, que la aparque”.

También el PSC se ofreció a Mas, en respuesta a la petición que había hecho el viernes el presidente, invitándoles a entrar en el Gobierno. El portavoz socialista, Maurici Lucena, detalló las tres condiciones que el PSC pone para entrar en el Ejecutivo: centrarse en la crisis; apostar por una consulta legal y pactada con el Gobierno; y renunciar a hacer un referéndum sin permiso del Estado. Aunque Lucena no dio validez a la oferta de Mas, al constatar que quiere pactar con muuchas formaciones: “Supongo que dentro de poco la oferta se ampliará a la CUP, porque es prácticamente el único al que no le ha ofrecido pacto”, ironizó el portavoz socialista.

Los dirigentes de ERC no se tomaron las palabras del portavoz del Gobierno, Francesc Homs, como un ultimátum. Para ERC, consulta y Presupuestos discurren por caminos paralelos. Pero Marta Rovira, secretaria general republicana, insinuó que sin consulta no hay aval en las cuentas. "Lo que nos gustaría es poder decidir nuestros Presupuesto. Y la única manera para hacerlo es tener un referéndum". ERC medirá su tensión en función de lo que les cueste asumir los recortes: a más tijeretazo, más concreción exigirán con la consulta. "Lo hemos dicho muchas veces: la consulta puede acabar precipitándose. ¿Por qué no tenemos presupuestos? No. Porque la gente del país sufre", dijo Rovira. La obsesión de los republicanos es insistir en que la culpa de los recortes la tiene el Gobierno central.

La indefinición de Mas con la consulta, de momento, no les preocupa: los republicanos constatan que por ahora se están dando pasos en la dirección que pactaron con CiU. Sin ir más lejos, ayer mismo la ley de consultas avanzó en su trámite parlamentario, y podría estar aprobada en verano.