_
_
_
_

ICV lleva al borde de la ruptura la moción de censura en Badalona

Los ecosocialistas vetan que el convergente Falcó entre en el equipo de gobierno. CiU aceptaba que el socialista Jordi Serra sustituyera a García Albiol

Àngels Piñol
Ferran Falcó.
Ferran Falcó.

Las negociaciones a tres bandas entre CiU, PSC e Iniciativa para desplazar al popular Xavier García Albiol de la alcaldía de Badalona han quedado al bordo de la ruptura. El convergente Ferran Falcó ha aceptado finalmente en la reunión de este viernes que el socialista y exalcalde Jordi Serra accediera a la alcaldía pero, inesperadamente, Iniciativa se ha negado a que el nacionalista forme parte del futuro equipo de Gobierno por su condición de imputado, según fuentes socialistas. Falcó, que es diputado al Parlament, está imputado por el caso Adigsa desede hace año y medio pero esa situación judicial no había sido obstáculo para el discurrir de las negociaciones

El veto de Iniciativa ha sorprendido enormemente en el grupo municipal socialista y un enfado mayúsculo en Convergència. La de este viernes ha sido la cuarta reunión entre las tres fuerzas y los ecosocialistas no habían expresado, al menos en público, que quisieran vetar a Falcó en el gabinete municipal. Las negociaciones están ahora prácticamente rotas justo por la vía que menos se esperaba. La tesis del Partido Popular era que la moción no prosperaría porque el acercamiento entre el Gobierno de Mas y el Ejecutivo de Rajoy hacía inviable la moción e intuían en que el presidente Artur Mas daría la orden de frenar el proceso.

El PP suma 11 ediles en el Ayuntamiento y la oposición congrega a 16 concejales (9 de PSC, 4 de CiU y 3 de ICV-EUiA). Convergència e Iniciativa tienen desde hace años en Badalona un recelo histórico agravado desde que los ecosocialistas promovieron la denuncia contra Falcó por el caso Adigsa que concluyó con su imputación. Iniciativa mantiene una postura mucho más severa contra los políticos salpicados por corrupción que CiU y PSC al exigir su dimisión cuando son imputados mientras los dos partidos mayoritarios la propugnan cuando van a juicio. Sin embargo, su paso atrás puede provocar que siga de alcalde en Badalona García Albiol, que si ser juzgado por un delito de incitación al odio por difundir tripticos asociando los ciudadanos rumanos a inseguridad.

La postura de Iniciativa ha provocado un enfado monumental en Falcó que, de hecho, había cedido considerablemente en su propuesta inicial: inicialmente pretendía que el alcalde fuera una figura institucional y ninguno de los tres cabezas de lista (esto es, ni él ni Serra ni Carles Sagués, líder de ICV).

El PSC rechazaba con vehemencia esa fórmula al esgrimir su fuerza en el Pleno (9 ediles sobre los 4 de CiU) pero justo ahora, cuando la moción parecía encarrilada, se ha evaporado como el agua. “El equipo de gobierno estaba casi pactado pero ahora queda todo en el aire”, lamenta Jordi Serra, que ha subrayado lo costoso de las negociaciones y la multitud de documentos que se había cruzado con Iniciativa. El ecosocialista Carles Sagués aseguró, sin embargo, el miércoles que los nombres no importaban y que los tres partidos compartían el diagnóstico del nuevo modelo de ciudad y en la necesidad de reforzar las políticas sociales al “100%”. Este diario ha intentando contactar, sin éxito tanto con Falcó como con Sagués.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_