Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intenso debate jurídico de fondo

Si los tres jueces discrepan, el TSJA sopesará argumentos encontrados para que Alaya conserve sus principales causas

Si los tres jueces discrepan y presentan distintas opciones para el reparto de asuntos, el debate jurídico al que se enfrentará el TSJA el martes, será intenso.

A priori, entre los magistrados Mercedes Alaya, Ana Rosa Curra y Rogelio Reyes existe igualdad de jurisdicción. Es decir, los magistrados tienen la misma potestad para instruir cualquiera de las tres causas por las normas de competencia objetiva por materia, territorial y funcional que señalan quién debe instruir qué casos. “En un juzgado hay un solo juez. Los problemas vienen cuando hay tres. Las normas no prevén qué sucede en un caso como este. De ahí la bronca”, opinan fuentes judiciales al respecto.

Sin embargo, pese a la supuesta igualdad de los jueces, el artículo 216 bis de la Ley Orgánica del Poder Judicial fija sobre los apoyos judiciales que Alaya tendría prioridad para instruir los casos en marcha: “Quedan reservados al titular del órgano los asuntos en tramitación”, subraya dicho artículo.

En este debate jurídico y si hay varias propuestas, los nueve jueces afrontarán una patata caliente: “No se trata de violentar el derecho del juez natural, sino de resolver la necesidad de refuerzo del juzgado”, apuntan fuentes jurídicas.

Dado el estado de la justicia, con falta de jueces en multitud de frentes y carencias alarmantes, el despliegue de tres magistrados en un solo juzgado podría resultar excesivo de puertas para afuera. Para evitar esta impresión, el TSJA obligará a los jueces a realizar un informe mensual que justifique su labor para agilizar las instrucciones en marcha. En función de estos informes, el alto tribunal decidirá si continúan los tres jueces o estos son demasiados.