Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

Vanesa Martín, en estado puro

La cantante malagueña presenta en Sevilla 'Cuestión de piel', su disco más "visceral"

La cantante malagueña Vanesa Martín. Ampliar foto
La cantante malagueña Vanesa Martín.

Regresa a Sevilla para su doble concierto con todas las entradas vendidas desde hace ya semanas. La cantante Vanesa Martín presenta este sábado y domingo en el Teatro Auditorio Riberas de Guadaira su último disco Cuestión de piel, según la artista, su trabajo "más visceral".  Orgullosa de ser malagueña y apasionada de la cercanía que las redes sociales le brindan con sus seguidores, la cantante y compositora cruzará por primera vez el charco. “En abril, actuamos en Argentina”, asegura emocionada.

Pregunta. Basta con escuchar una de sus canciones para apreciar que Vanesa Martín sabe del amor, y mucho...

Respuesta. No todas mis canciones son autobiográficas, pero sí que las hay. Más que del amor, sé de la vida, aunque sea muy joven. Soy una persona bastante observadora de todo lo que me rodea.

P. ¿Cuáles cree que son las claves para que sus canciones emocionen al público?

R. Uso un lenguaje muy cercano, sin caer en lo vulgar, y hablo de sentimientos con total normalidad y con frescura. Hay gente que me dice que cuando escucha mis canciones es como si contase su historia, creo que ese nexo de unión, esa complicidad, es una de las claves.

Me dan pereza las canciones que te hacen pensar demasiado

P. En la canción No te pudo detener dice que 'Nos faltaron desayunos y caricias en la mesa. Te faltó mirarme a solas y pedirme que volviera'. ¿No son necesarias grandes elocuencias para hablar de sentimientos?

R. Las emociones son naturales, nacen así y somos nosotros los que complicamos todo. Hay que contarlas con naturalidad, no hay que disfrazarlas. A veces uso juegos de palabras que escuchando el tema varias veces descubres ese doble significado. Me dan pereza las canciones que te hacen pensar demasiado, una canción no es una regla física en la que despejar la incógnita.

P. Sus temas cuentan situaciones muy profundas, ¿le resultan a veces difíciles los directos por revivir toda esa emoción o procura no meterse tanto en las letras?

R. Sí, me meto mucho incluso, a veces, cuando las canto me trasladan al momento en el que las compuse. Hay días que, por diferentes motivos, estás más sensibles, me llegan a agarrar por dentro. Pero todo eso depende de la capacidad que cada uno tiene para emocionarse.

P. En este disco se ha rodeado de buenos amigos...

R. Todo fue casi de sorpresa. Un día en casa de La Mari, de Chambao, le comenté que estaba trabajando en mi nuevo proyecto y así, sin más, surgió la colaboración, igual pasó con Pablo Alborán. Después, hablando con Malú, se lo comenté y, como somos muy amigas, me dijo ‘y yo qué?’. Con estas colaboraciones y la del guitarrista José Antonio Rodríguez fui a Warner Music y les comenté el proyecto. Al principio, no se lo creían.

P. En 2007, aseguraba que a Vanesa Martín le faltaba repercusión y apoyo del público ¿ha cambiado?

La mía no ha sido una carrera de pelotazos, ha sido poco a poco

R. Sí, muchísimo, todo ha ido poco a poco, escalón a escalón. La mía no ha sido una carrera de pelotazos, ha sido poco a poco. He ido enganchando con mi música al público y siendo consciente de la crítica situación actual tanto económica, social y cultural. Valoro mucho lo que supone a una pareja venir a uno de mis conciertos. Siento que hemos sabido sembrar durante estos años.

P. En esta gira da la oportunidad a través de Twitter a artistas anónimos para que la acompañen en sus conciertos ¿qué tal la experiencia?

R. La verdad es que la iniciativa ha sido muy bien acogida, hemos recibido muchos videos y ya hemos hecho colaboraciones en algunos conciertos. Ha sido muy emocionante. Tengo que reconocer que alguno de los participantes me ha sorprendido mucho.

P. ¿Cree que hay pocas oportunidades para los cantantes que están empezando?

R. Hoy en día, hay poco oportunidades para todos. Pero hay que ser persistente, creativo y, sobre todo, no parecerse a nadie.