Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV estrecha el cerco a Barberá y Camps al personarse en el ‘caso Nóos’

Ciscar defiende la gestión de los Juegos Europeos pero orilla el Valencia Summit

El socialista Joan Calabuig, en el pleno del Ayuntamiento de Valencia.
El socialista Joan Calabuig, en el pleno del Ayuntamiento de Valencia.

Poner en evidencia al Consell y al Ayuntamiento de Valencia, que solo acudirán al juzgado para ejercer la vía civil, y estrechar el cerco a Rita Baberá y Francisco Camps, cada vez más implicados, son dos objetivos que persigue el PSPV-PSOE, que este viernes anunció su personación como acusación particular ante el juez de Palma José Castro en el caso Nóos, la investigación del desvío de fondos públicos al Instituto Nóos en la que están imputados Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres.

Ejercerá la acción el grupo municipal de Valencia, que encabeza Joan Calabuig, quien la solicitará la próxima semana. Aunque en un principio la acusación se dirige a la vinculación de la Fundación Valencia Turismo-Convention Bureau con el fraude del que se acusa al yerno del Rey, el líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, —que de esta manera se adelanta a los amagos de personación de dirigentes de Compromís como su portavoz parlamentario, Enric Morera—, explicó que la intención es ampliar la acusación a los contratos con la Generalitat.

El portavoz del Consell, José Ciscar, evitó comentar la decisión de los socialistas de personarse. “Si un solo euro ha salido ilícitamente de la Generalitat, nuestra obligación es recuperarlo”, insistió Ciscar, que recalcó: “Nosotros tenemos constancia de que este convenio [de los Juegos Europeos], para la Abogacía de la Generalitat, está correcto”, argumentó. “Puede que haya habido facturas duplicadas y en ese caso podemos ejercer la demanda civil”.

En cambio, el vicepresidente fue más cauto cuando fue interpelado por los convenios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA) con el Instituto Nóos para las tres ediciones del Valencia Summit. Ciscar alegó desconocer la opinión de la Abogacía de la Generalitat sobre los convenios de Valencia Summit y el detalle de los gastos abonados e insistió en que CACSA recurrirá por la vía civil igual que el Consell.

“El nivel del agua sube y ustedes siguen sin reaccionar”, dice Joan Calabuig

Al recordarle al vicepresidente que hay dos ex altos cargos de CACSA imputados en el caso Nóos, el vicepresidente recalcó que el asunto está en fase de instrucción. “Hasta la apertura del juicio oral hay tiempo para ejercitar la acción penal”, prosiguió. “Si CACSA tuviera que cambiar el plantemiento ya lo hará, pero no estamos en ese momento procesal”.

El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, a su vez, señaló: "Ha habido un atraco de grandes dimensiones". El líder socialista calificó de "regate corto" que la Generalitat haya optado por la vía civil. "No se puede ir por la vía civil hasta que no se acabe el proceso penal”, apuntó.

Puig recordó que el caso Nóos afecta a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, al expresidente de la Generalitat Francisco Camps y a dirigentes del PP como Esteban González Pons. "Eran los clientes políticos de Urdangarin", indicó. Según el secretario general de los socialistas valencianos, con el yerno del Rey hubo “connivencia”. “La corrupción tiene muchos lados y muchas compensaciones. A veces no se se exige que exista un latrocinio contemplado en el Código Penal". Se favorecieron, dijo, "negocios ilícitos solo para aparecer en grandes fotografías".

Calabuig, por su parte, explicó que con la personación pretende “defender los interereses de la ciudad". Calabuig hizo el anuncio antes de iniciarse el pleno ordinario de febrero, en el que se debatió una moción del portavoz de Esquerra Unida, Amadeu Sanchis, en la que se solicitaba la disolución de la Fundación Turismo Valencia, la apertura de una comisión de investigación y la personación en la causa.

Grau acusa a Ribó de “retozar en la porquería porque se siente feliz”

Turismo Valencia, una entidad de carácter privado pero cuyos fondos proceden prácticamente en su totalidad del Ayuntamiento de Valencia, ha decidido no personarse en la causa y reclamar únicamente responsabilidades civiles. Sanchis logró el apoyo de Joan Ribó, de Compromís, que se preguntó qué pasó realmente en los convenios con Nóos para que el Ayuntamiento no se persone y le espetó a la alcaldesa. “¿Qué pasa? ¿Que se estarían personando contra ustedes mismos, señora Barberá?”.

El vicealcalde y presidente de la fundación, Alfonso Grau, acusó a Ribó de haber obtenido por un “método ilegal” documentos del caso que esgrimió para criticarle por ocultar información. Con el aliento de la propia Barberá, Grau amenazó a Ribó con una denuncia judicial por ello y añadió que el portavoz de Compromís “retoza en la porquería porque se siente feliz”.

También el socialista Calabuig apoyó la moción, aunque se desmarcó de la disolución de la fundación. “El nivel del agua sigue subiendo y ustedes siguen sin reaccionar”, advirtió al equipo de Barberá. “Aquí nadie es rehén de nadie ni se está escondiendo de nadie”, respondió Grau.

En el mismo pleno, el socialista Pedro Sánchez interpeló a Grau por los regalos recibidos por la alcaldesa según el sumario de otro caso de corrupción, el de Emarsa. El vicealcalde replicó que también había regalos para cargos socialistas. A una pregunta de Sánchez que insistía en qué espera el Ayuntamiento para personarse en Nóos, Grau respondió, según la transcripción literal firmada por el vicealcalde: “A actuar con arreglo a derecho y no ha (sic) su dictado”.