“Me gusta dar trabajo a quien me lo dio”

El alcalde de O Carballiño, imputado en la Pokémon, concede obras a dedo a una empresa implicada en la operación

“Vendex se portó bien, me pagó religiosamente un trabajo que le hice y por agradecimiento le encargué el césped de mi finca” que, siendo ya alcalde, “la empresa no me cobró”. El regidor de O Carballiño, Argimiro Marnotes (PP), imputado por tráfico de influencias y revelación de secreto en la Operación Pokémon —declarará el día 8 ante la juez Pilar de Lara— explicaba el pasado 4 de febrero de esta forma, aunque “alucinado” y para negar haber cometido delito alguno, la relación que le une al grupo empresarial acusado de supuestos sobornos a políticos.

Clamando por su inocencia, Marnotes reconoció que fue él mismo, en su calidad de aparejador, quien había hecho el proyecto de obra de las oficinas y la nave del depósito de la ORA que Vendex tiene en Ourense. “Mi problema es que me paguen a mí por los trabajos que hice”, desgranó su filosofía para reconocer de inmediato que “cuando uno hace un trabajo le gusta dárselo después también a quien se lo dio”. “Entablé una relación”, precisó el alcalde con respecto al grupo Vendex. Una relación que asegura que mantiene siempre. Lo ha hecho, reveló su modus operandi, "con el que me hizo la estructura, con el carpintero… todo igual, es que no hay más ciencia. Es una relación profesional que está en el mundo”, le dio carta de naturalidad.

Marnotes también ha tenido un trato especial con la empresa forestal de O Carballiño Forestación Curro SL, de la que es propietario el matrimonio formado por José Daniel Blanco Fernández y Olga González, imputados ambos igualmente en la Operación Pokémon por los supuestos delitos de cohecho y tráfico de influencias y en libertad con cargos. Según fuentes de la investigación, la empresa había sido beneficiada, tras haber hecho regalos, con adjudicaciones de obras por la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil durante la presidencia de Francisco Fernández Liñares, imputado en esta misma operación por prevaricación, cohecho y tráfico de influencias y a quien la juez mantuvo tres meses en la cárcel.

Más información
Afines al PP copan los puestos para un taller formativo
Imputado el alcalde en la Operación Pokémon

Pese a ello, el alcalde de O Carballiño concedió a dedo el pasado mes de mayo a estos empresarios el desbroce de caminos municipales. En el acta aprobada por la junta de gobierno consta que, dada la cuantía aportada por la Consellería de Medio Rural, que no supera los 60.000 euros, el gobierno local realiza el contrato sin publicidad. Marnotes hace constar en esa misma acta que invita a participar “a tres empresas”: Forestación Curro, Serra Madalena SL, y José Daniel Blanco Fernández. Pero las tres son la misma. Olga González y Ana María Blanco González figuran como únicas administradoras de Forestación Curro mientras que en Serra A Madalena aparecen como administradores Ana María Blanco y José Daniel Blanco. Ambas empresas ocupan portales contiguos en la misma dirección. La tercera lleva el nombre del empresario y está domiciliada, según el acta municipal, en el Ayuntamiento de Piñor.

En la misa junta de gobierno de mayo del año pasado consta que el regidor carballiñés contrató el proyecto de demolición y reforma del ático y cubierta de un edificio municipal a la empresa Arquitectos SLP Vier “por ser la oferta más ventajosa” para el ayuntamiento. Su propuesta, por 37.000 euros, fue la más barata. Por una diferencia de 99 euros respecto a la siguiente y de 199 euros con respecto a la que quedó en tercer lugar. SLP Vier es la misma empresa a la que Xestur Ourense (organismo público del que Marnotes es trabajador en excedencia y del que fue gerente entre los años 2009 y 2011) adjudicó en 2006 proyectos de urbanización en el casco histórico de la ciudad cuestionados por el Consello de Contas de Galicia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La entidad fiscalizadora detectó una desviación del 25% y un retraso de ejecución de 26 meses. Sin embargo, Xestur abonó a Vier el proyecto de urbanización “sin que estuviera incluido en el objeto del contrato firmado no en el concurso de ideas premiado”, explica el Consello de Contas y “sin aplicar” el 20% de descuento “al que Xestur tenía derecho por ser sociedad pública”. “Que los vecinos sepan que la única relación pública que tiene este alcalde con Vendex es no haber implantado la ORA. No tengo nada por lo que dimitir”, clamó Marnotes en su comparecencia pública del día 4, apenas unas horas después de que un agente judicial le notificara que tiene que declarar, imputado por tráfico de influencias y revelación de secreto, el próximo 8 de marzo ante la juez. “Estoy alucinado y cabreado pero, desde luego, no tengo ningún motivo para dimitir”, aseguró el alcalde.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS