Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Don Quijote’ y ‘Les tres bessones’, juntos en las Biblioteca de Cataluña

Una exposición repasa la evolución de la ilustración desde el siglo XVI

Ilustración del Quijote que se puede ver en la exposición.
Ilustración del Quijote que se puede ver en la exposición.

Desde la época medieval, con un noble Don Quijote de la Mancha o Pedro El Ceremonioso a la conquista de nobles gestas, hasta las imágenes en color de Le femme et le patin de Pierre Louÿs, pasando por las dibujos de la histórica revista La campana catalana o Les tres bessones. Las imágenes o los grabados han ilustrado la historia y la literatura, adaptándose a los cambios tecnológicos. Ahora, la Biblioteca de Catalunya expone hasta el 15 de marzo la primera exposición dedicada entorno a esta temática. La muestra La il·lustració gràfica a llibres y revistaconstituye un paseo histórico a través de algunas de las imágenes que han acompañado durante años manuscritos, revistas, cuentos, fábulas y libros desde principios del siglo XVI.

“Buscábamos, por un lado, una finalidad didáctica como es mostrar la evolución de la ilustraciones en las impresiones y, por el otro, exponer la riqueza insólita del fondo bibliográfico de la Biblioteca de Catalunya”, afirmó el comisario Francesc Fontbona. La exposición, inaugurada el pasado 18 de febrero, recopila en seis ambientes algunas de las reliquias visuales que conserva este equipamiento cultural de la ciudad, que cuenta con la colección de matrices xilográficas “más rica” del estado español con alrededor de unas 10.000 piezas, aseguró Fontbona.

‘De el buen sucessso, que el valeroso Don Quixote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento’, reza, al pie de una pieza original, uno de los grabados de que ilustra la obra de Miguel de Cervantes. Junto a ésta, otras ilustraciones más retratan con precisión calcográfica las andanzas del caballero más famoso de la literatura española. La exposición también revisa el tipo de grabado romántico —iniciado por las primeras publicaciones de prensa a mediados del siglo XIX— y los fotograbados más atractivos y coloristas de libros y revistas para niños, como los de Les tres bessones, de Roser Capdevila (1939). “Hemos querido que el repertorio fuera muy variado e interesante, aunque con el fondo que tenemos aún podríamos hacer diez exposiciones más como esta”, explicó el comisario.

Una exposición que pretende acercar a “público de todo tipo” este patrimonio artístico de la ciudad, y en el que el visitante puede ver de cerca, por ejemplo, la misma madera con la que se hizo el grabado medieval de las Fábulas de Esopo de 1576. “Una oportunidad única que conjuga arte, ilustración e historia en un mismo espacio de la ciudad”, según Fontbona.