Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU prosigue su hundimiento en beneficio de Esquerra

Los nacionalistas perderían hasta 10 escaños y ERC subiría 7, según el barómetro de opinión

Los partidarios de una Cataluña independiente alcanzan el 46,4%

Convergència i Unió no ha tocado fondo, pese a cosechar uno de los peores resultados de su historia en las elecciones del pasado noviembre. El sondeo que este jueves ha publicado el Centro de Estudios de Opinión —ente demoscópico de la Generalitat— muestra que el hundimiento de la federación nacionalista prosigue. El principal beneficiado es su socio parlamentario, Esquerra Republicana.

Por primera vez, ERC vence en intención directa de voto a CiU. Los republicanos tendrían el 20,9% de los votos, por el 19,3% de los nacionalistas. El sondeo, realizado a 2.000 personas, también confirma la caída del PSC. La formación recula hasta la cuarta plaza con el 6,6%, superada por Iniciativa (9,5%). Crecen la Candidatura d’Unitat Popular (4,4,%) y Ciutadans (4,2%), que sobrepasan a un PP en caída libre, con el 1,8% en intención directa de voto.

El CEO calcula la traducción de estos datos a escaños en el Parlamento catalán. Y, con la misma tendencia, obtiene un resultado diferente. CiU vencería en los comicios, pero retrocedería hasta diez diputados (de 50 a 40-42) y ERC aumentaría siete para alcanzar los 27-28. Tercero sería el PSC, conservando sus 20 escaños; el PP caería ligeramente, de 19 a 16-17. Subirían Ciutadans (11-12 diputados, por 9 actuales) y la CUP (de 3 a 4-6, según el sondeo). Según Jordi Argelaguet, director del CEO, la diferencia entre el voto y el cálculo de escaños se debe al cruce de diferentes variables, como el recuerdo de voto o el sufragio oculto.

Fuente: Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat.
Fuente: Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat.

La caída de Convergència se explica por varios motivos. El sondeo se realizó a principios de febrero, en pleno goteo de casos de corrupción alrededor de CiU. El partido de Artur Mas también paga el desgaste por los recortes y su gestión al frente de la Generalitat: el 77% de los catalanes cree que la situación económica de Cataluña es peor que hace un año. El tercer elemento que explica la caída de CiU es la tendencia negativa arrastrada desde los comicios. La derrota electoral se produjo por una mala campaña, según refleja el CEO. El elevado número de indecisos entre CiU y ERC se decantó por los republicanos y, según la encuesta, el 40% de los votantes decidieron su sufragio durante la campaña.

Pese a que los múltiples casos de corrupción han supuesto un frenazo al plan soberanista de Mas, los partidarios de la independencia siguen aumentando. El 46,4% de los catalanes desea un Estado independiente. Es la cifra más alta de la historia (16 puntos mayor que hace un año), pero todavía es inferior a los que optan por quedarse en España, ya sea con un modelo federal, autonómico o regional. Sin embargo, ante la pregunta de qué votarían en caso de referéndum, el sí a la secesión vencería con el 54,7%, por un 20,7% del no.

Sin embargo, las preocupaciones de los catalanes se centran en la crisis y la corrupción. Los escándalos que se han sucedido en Cataluña se traducen en un aumento espectacular de los que opinan que el principal problema de los ciudadanos es la insatisfacción con la política: del 23,4% en octubre pasado este apartado ha pasado al 54,5%. El paro, con el 64,9%, sigue siendo la primera preocupación.