Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Veinte días para desmontar la fallida cubierta de Las Ventas

El proceso, "complejo", terminará un par de semanas antes del inicio de la temporada taurina

Los técnicos encargados de la operación realizaron ayer a última hora una primera inspección

La cubierta sobre Las Ventas la mañana del desplome. Ampliar foto
La cubierta sobre Las Ventas la mañana del desplome.

La cubierta móvil de la plaza de Las Ventas, esa que quiso ser y no fue, comenzará a desaparecer a partir de hoy, informa un portavoz de Taurodelta, la empresa que gestiona el coso madrileño. Ayer, el consejero de presidencia, Salvador Victoria, dijo que este proceso había comenzado ayer mismo. En realidad, lo que se hizo la jornada de ayer fue una inspección previa del estado de la estructura por parte de técnicos tanto de la Administración como de la empresa encargada del desmontaje, para determinar cómo se van a desarrollar las tareas. Al ser un edificio declarado Bien de Interés Cultural, es necesario un protocolo especial para retirar la cubierta y el visto bueno de Patrimonio y del Ayuntamiento de Madrid. La estructura se desplomó en plena madrugada del 28 de enero a tres días de su inauguración y sin causar daños personales.

Visita olímpica

En menos de un mes está previsto que la plaza de Las Ventas reciba la visita de los inspectores del Comité Olímpico Internacional (COI), que recorrerán las instalaciones contempladas en la candidatura de Madrid 2020. La plaza acogería las competiciones de baloncesto tras someterse a una nueva adaptación arquitectónica.

El proceso de desmontaje será "muy complejo", informa el mismo portavoz. La operación durará en torno a 20 días, así que acabará previsiblemente dos semanas antes del inicio de la temporada taurina, que se abre el 24 de marzo. El calendario de corridas no se verá afectado por el incidente, que echó por los suelos el proyecto de dar al coso un uso invernal, más allá del taurino. La compañía Warner firmó un convenio con los gestores de la plaza para convertirlo en un centro de eventos durante el otoño y el invierno. En el proceso habrá que cortar algunas piezas de aluminio ligero que se retorcieron cuando el techo móvil cedió.

El encargado del desmontaje es Grupo Plus, la misma empresa que lo colocó. El coste de la operación corre a cargo de Warner, que tenía la exclusividad de la plaza durante tres años. De momento, tuvo que suspender todos los actos programados para 2013.

En la operación, habrá que cortar piezas de aluminio que quedaron retorcidas tras el desplome

Las causas del incidente siguen sin conocerse. El portavoz de Taurodelta avanza que las conclusiones de los técnicos se conocerán en "una semana o 10 días" y entonces se sabrá quién o qué es el responsable de la caída de la cubierta. En su momento, la principal hipótesis fue que el fuerte aire había podido derribar el techo móvil. El desplome se produjo en el periodo de seguridad de dos días necesario entre el montaje de la estructura y su utilización. La lona se cayó cuando llevaba poco menos de un día en pie.

La cubierta, impermeabilizada, insonorizada y climatizada, no se ve desde el exterior, por lo que no altera la imagen de la plaza —Bien de Interés Cultural desde 1994—, cubre los tendidos y deja fuera las gradas y las andanadas. Con la cubierta puesta, el aforo de la plaza se reduce y queda en 16.000 personas sentadas y 1.800 en el ruedo, aunque depende del espectáculo y de su montaje. La estructura, fabricada en Estrasburgo, se coloca en 15 días y se retira en otros ocho en condiciones normales. Los planes eran mantener la plaza cubierta en otoño e invierno y desmontarla para los meses de primavera y verano, cuando se celebra la temporada de corridas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram