Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escuela rural se lleva la peor parte en el ajuste del próximo curso

Al campo valenciano corresponde un tercio de los maestros y unidades suprimidos, según STEPV y la Unió

El 28 por ciento de los recortes contemplados en el arreglo escolar de la Comunitat Valenciana para el próximo curso afectan a zonas rurales, según un estudio realizado por la Unió de Llauradors y el Sindicat de Treballadors i Treballadores de l'Ensenyament del País Valencià (STEPV).  Llámase arreglo escolar al ajuste y previsiones de aulas que la Administración educativa hace en función del número de alumnos estimado para el siguiente curso y de la ratio profesor/alumno.

De hecho, los "recortes se deben básicamente al aumento de ratios para componer una unidad". El estudio  ha sido realizado sobre los centros ordinarios de municipios de menos de 5.000 habitantes y se complementa con otro ya hecho público por ambas organizaciones a primeros de febrero relativo a los llamados Centros Rurales Agrupados (CRAs). En conjunto, 80 de las 284 unidades y 123 de los 433 profesores suprimidos radican en el ámbito rural. El caso más extremo es el Serra de Benicadell, en Montixelvo (La Vall d'Albaida), que perdería con estos ajustes tres unidades y cuatro maestros. 

De "golpe muy duro a la escuela pública en las zonas rurales" califican ambas organizaciones estas previsiones, especialmente porque "la privada no se encuentra allí por la falta de rentabilidad". Dicho de otro modo, las familias de de estas zonas tienen pocas opciones en la elección de centro. "No se pueden basar, por lo tanto, los recortes en la escuela rural en criterios economicistas", añaden.

El arreglo escolar definitivo se hará público próximamente.