Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
PARTIDOS POLÍTICOS

El PSE comienza su reto de explicar un nuevo discurso sin renovar las personas

Los puntos de encuentro con PNV y EH Bildu marcarán el eje de su actuación política

Un momento de la reunión en Bilbao de la nueva ejecutiva socialista, presidida por Patxi López (al fondo, en el centro).
Un momento de la reunión en Bilbao de la nueva ejecutiva socialista, presidida por Patxi López (al fondo, en el centro). efe

El PSE-EE ha iniciado con la primera reunión de su nueva ejecutiva su camino político después de un proceso congresual que le aporta un discurso ideológico definitivo, pero que será explicado por las mismas caras de siempre. Así, sobre la base de los anunciados propósitos de su secretario general, Patxi López, ha conseguido rearmar ideológicamente un posicionamiento en materias tan determinantes como la crisis económica, el marco jurídico o la acción social, entre otras, sobre la base ya conocida de la recta final de su gestión en el Gobierno vasco, aunque, finalmente, no ha conseguido introducir nuevos rostros en una dirección que viene sufriendo varias derrotas electorales.

En el partido, las voces oficiales hablan de "satisfacción" por el arrope ideológico alcanzado en el Congreso Nacional ya que, dicen, permite proyectar "con claridad" las bases de actuación política en una legislatura llamada a la negociación permanente entre diferentes. En cambio, en otros ámbitos menos condescendientes se considera "difícil" armonizar este nuevo discurso con la continuidad de los mismos dirigentes en los principales órganos de dirección interna. Los tres secretarios generales han renovado su cargo en los congresos territoriales. "Han hablado los afiliados y es la máxima expresión de democracia que existe en un partido", ha reconocido uno de los rostros visibles de la nueva etapa que emprende el PSE-EE para justificar el inmovilismo en los principales responsables internos.

Los primeros movimientos estratégicos del PSE-EE guiarán la adaptación de los principios políticos. Es ahí donde se examinará con especial interés cuál será la postura socialista en relación a los Presupuestos del Gobierno vasco. Desde el PNV se esperaba con impaciencia al término de los congresos territoriales para profundizar en un camino ya abierto con la elección de los senadores autonómicos y que ha alcanzado una mayor visibilidad con el acuerdo sobre el futuro director general de EiTB, un puesto clave en toda legislatura por su reconocido calado político.

Frente a este flanco, también será objetivo de análisis la aproximación que el PSE-EE pueda mantener con EH Bildu y que, de momento, tiene en el debate sobre fiscalidad su punto de máxima referencia. No obstante, en el sentir mayoritario de los cuadros socialistas prima la relación "histórica" con los nacionalistas aunque "no se hará a cualquier precio", admiten. "Están demostrando que solo les importaba llegar al poder, que no tenían nada claro qué hacer con el país y que solo era cuestión de acabar con el Gobierno de Patxi López", han señalado fuentes internas del PSE-EE críticas con la lentitud en la toma de medidas por parte de Iñigo Urkullu.

En Bizkaia sorprende que Torres haga compatible su alcaldía con un cargo orgánico

En el ámbito órganico, tras el Congreso Nacional y los tres territoriales, no existen heridas llamativas más allá del divorcio irreconciliable de Álava. En la dirección socialista se asume como "lógico" que en las próximas semanas aún se mantendrán los ecos de esta dura pelea interna entre los sectores oficial y renovador que ha girado sobremanera en torno a la figura de Txarli Prieto ya que apenas han aflorado diferencias programáticas entre ambos. Sin embargo, en una lectura más constructiva, consideran que "con el paso del tiempo" se impondrá el esfuerzo compartido. El propio líder alavés ha instado "a no mirar por el retrovisor" a la hora de apostar por el futuro. Para algunos socialistas consultados, la brecha abierta después de muchos meses de enfrentamiento nada disimulado "dispone de mucha profundidad". Por si fuera poco, ahora se abre la disputa por las agrupaciones locales y Vitoria aparece como un nuevo campo de batalla. En las recientes elecciones a delegados para este proceso congresual del PSE-EE, los dos sectores empataron en apoyos.

Mientras, en Bizkaia ha causado cierta sorpresa la irrupción de Mikel Torres, nuevo vicesecretario general de esta territorial. Fuentes socialistas atribuyen este ascenso a la apuesta de un sector teóricamente liderado por Begoña Gil, que ya desde la finalización del Congreso Nacional extendió con rapidez la posibilidad de que el actual alcalde de Portugalete dispusiera de un cargo de relevancia en el equipo de José Antonio Pastor.

Con todo, ha causado una reconocida sorpresa que en la inclusión de Torres en la cúpula socialista de Bizkaia no se haya tenido en cuenta la incompatibilidad que supone su condición de alcalde. La idea básica aprobada en la ponencia de Estatutos y Organización del Congreso Nacional era que una misma persona no acumulara dos cargos para así propiciar la renovación y una mayor intensidad en su respectivo cometido. De hecho, esta incompatibilidad de Torres fue esgrimidad para justificar su ausencia de la ejecutiva nacional del PSE-EE cuando es bien conocida la plena confianza que Patxi López tiene depositada en este valor socialista.

A su vez, la abrumadora mayoría obtenida por Iñaki Arriola, sin resquicio a la mínima oposición, también ha sorprendido ya que supone uno de los hechos democráticos sin precedentes recientes en la mayoría de los partidos. Sin crítica alguna, el líder guipuzcoano y exconsejero del Gobierno vasco envía así un claro mensaje sobre la unidad de acción de la que ha sido capaz de tejer en un territorio muy complicado para los socialistas, donde han ido perdiendo notable peso institucional en las sucesivas exigencias electorales.

Idoia Mendia y Rodolfo Ares van a compartir la primera rueda de prensa para explicar los acuerdos de la nueva ejecutiva nacional, a cuya reunión del lunes no acudió su presidente, Jesús Eguiguren. Mendia estrenará su condición de portavoz del PSE-EE y lo hará junto al exconsejero de Interior, responsable máximo del Congreso Nacional y del área de Organización y que sigue manteniendo la confianza interna.