ROCK | The New Raemon

El cabreo inteligente

Un ejemplo delicioso de que se puede ser indie y acreditar una voz estupenda en tesitura y matices

El castigo de la indiferencia es incompatible con un artista que titula su último disco Tinieblas, por fin. Ramón Rodríguez, el barcelonés tras The New Raemon, es un sentimental devenido en escéptico y afilado. La acidez en la mirada constituye casi una obligación en estos días asfixiantes, pero el de Ramón es un cabreo inteligente, de los que sustituye el puñetazo colérico por la sorna, la metáfora pérfida, la rabia con temporizador. Raemon ha desarrollado una gran habilidad con la poética intrigante (“Te debo un baile, y no una explicación”) o los zarpazos de negrura existencial: Soñar la muerte o El fin del imperio encaran nuestro tétrico destino con una franqueza insólita. Ramón, por cierto, demuestra que se puede ser indie y acreditar una voz estupenda en tesitura y matices. Hay un Rodríguez que bucea en la ternura pop (Sucedáneos), se hace burla (“esta es una canción del tercer disco, que no le gustó a nadie”), parodia a Iron Maiden o Maná y simboliza la hecatombe de las rupturas con una metáfora genial: “Yo soy Simon y tú, Garfunkel”. Y un Rodríguez que se encabrita con la guitarra eléctrica y se salta el paripé de los bises. Una cohabitación deliciosa.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50