Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE plantea a IU y UPyD que derriben el Gobierno de Alcalá

La Cámara de Cuentas cifra la deuda del municipio en más de 300 millones a finales de 2010

“Mi salida no va a significar nada, el barco va a seguir viento en popa y a toda vela”. Bartolomé González dejó en julio la alcaldía de Alcalá de Henares cediendo el testigo a su primer teniente y número dos en las listas del PP en 2011, Javier Bello. Bartolo, como se conoce al regidor saliente, creía haberlo dejado todo bien atado. Siete meses después, la tercera ciudad más poblada (204.000 habitantes) de la región tras Madrid y Móstoles aguarda un cambio de gobierno.

El aspirante a hacerlo es el secretario general socialista local y portavoz municipal, Javier Rodríguez Palacios, que cuenta con el respaldo de la ejecutiva del PSM y de Ferraz. Ejemplo de ello es la visita que la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, hizo a la agrupación en diciembre. “En Alcalá podemos gobernar, pero debemos pensar cómo y sobre todo estar al servicio de los ciudadanos”, ya planteó entonces Rodríguez.

El paso definitivo llegó el pasado domingo, en la asamblea extraordinaria en la que recibió el respaldo de los militantes para trabajar en un pacto con IU y UPyD para conseguir un cambio político en el Gobierno municipal. El PP cuenta con 12 concejales frente a los nueve del PSM y tres de IU. El empate lo rompen los dos representantes magenta.

La intención de Rodríguez es establecer “una alternativa estable y de futuro” que logre desplazar, mediante una moción de censura, a Bello. Ese sería el primer paso. El siguiente, que IU y UPyD se integren en el Gobierno. “Hemos iniciado un proceso para generar una alternativa, apelando a la responsabilidad de IU y UPyD. Ellos serán claves y necesarios para ello. Este Gobierno no debe continuar. Bello es la continuidad de Bartolomé González”, observó Rodríguez.

Los pasos que se dan en la oposición se enmarcan en la crítica situación de las arcas del municipio, con una deuda a finales de 2010 de más de 300 millones de euros según la Cámara de Cuentas. Ese año el ayuntamiento sobrepasó un 34% lo presupuestado. “En 2010, yo no estaba ni se me esperaba”, esgrimió Bello, que anunció que su equipo no asumirá responsabilidades por las supuestas prácticas irregulares reveladas por la Cámara de Cuentas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram