Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 80 años de cárcel por el triple homicidio del Eixample

El detenido afronta los asesinatos de dos ancianos y su nieta

Detención de Alejandro Cuartero hace un año.
Detención de Alejandro Cuartero hace un año.

Alejandro Cuartero, acusado de haber matado a golpes a los padres y a la sobrina de su expareja, Mónica Claveguera, se enfrenta a más de 80 años de cárcel. Esa es la acusación del ministerio público. El ministerio fiscal considera que el acusado es responsable de tres asesinatos, un robo y ejercer violencia psicológica contra la que fue su ex pareja, según informó ayer Efe.

Los brutales asesinatos fueron cometidos la mañana del 27 de enero de 2012. Según la acusación pública, Alejandro Cuartero entró aquella mañana en el piso de la familia, en el número 287 de la calle de Sardenya, en el barrio barcelonés del Eixample, y la emprendió a golpes con los dos octogenarios y con una menor de 16 años. El arma homicida no ha sido hallada, pero los investigadores, a los que impresionó la escena, sostienen que usó un objeto contundente, una especie de maza. Los gritos de las víctimas incluso alertaron a los vecinos que, sin embargo, no intervinieron porque las peleas eran frecuentes en el domicilio.

La fiscalía considera además que Cuartero sometió a violencia psicológica a su expareja. En su relato, describe “seguimientos y acoso psicológico, controlándole correspondencia y facturas telefónicas”. Cuartero incluso instaló un sistema de seguimiento GPS en el coche de la mujer. La pareja había roto unos meses antes del fatal suceso. La separación es precisamente lo que la fiscalía baraja como principal móvil de los tres asesinatos. La mujer vivía con sus padres y su sobrina desde que había dejado a Cuartero.

El escrito de la fiscalía destaca el “gran sufrimiento” de las víctimas, “a consecuencia del número de lesiones que les produjo, las zonas en que infligió su ataque brutal, así como la innecesariedad de algunas de ellas para causarles la muerte”.

“En esa dinámica de violencia”, sigue el ministerio, Cuartero se hizo con el teléfono de la menor, un ordenador portátil y una tablet. Lo que hace que la fiscalía pida cinco años también por robo con violencia e intimidación.

En cuanto a responsabilidad civil, el ministerio público considera que debería indemnizar con 300.000 euros tanto a Mónica Claveguera y a su hermana —y madre de la menor asesinada—, y con 30.000 euros a los hermanos de la anciana muerta. También recoge que Cuartero debería indemnizar con 20.000 euros a la hermanastra de la menor y con la misma cantidad a Mónica Claveguera por las secuelas del acoso psicológico.