Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indalecio Prieto regresa al Ayuntamiento

La entrega de un busto del político socialista a Iñaki Azkuna cierra la conmemoración del 50º aniversario de su fallecimiento

De izquierda a derecha, Iñaki Azkuna, Alonso Puerta, Nicolás Redondo y Alfonso Gil esta mañana en el acto de entrega del busto de Indalecio Prieto.
De izquierda a derecha, Iñaki Azkuna, Alonso Puerta, Nicolás Redondo y Alfonso Gil esta mañana en el acto de entrega del busto de Indalecio Prieto.

El socialista Indalecio Prieto (1883-1962), quien además de ministro y diputado fue concejal del Ayuntamiento de Bilbao, ha sido homenajeado hoy en esta corporación municipal con la entrega del PSE-EE al alcalde, Iñaki Azkuna, de un busto del político. El portavoz del PSE-EE en el Ayuntamiento, Alfonso Gil, ha entregado la escultura al alcalde en un acto con el que los socialistas han cerrado la conmemoración del 50º aniversario de la muerte de Indalecio Prieto.

Tras recibir la escultura, en bronce, obra de Juan Cristóbal, Azkuna (PNV) ha explicado que la va a colocar en su despacho, junto a las del poeta Blas de Otero, el lehendakari José Antonio Agirre y el escritor Miguel de Unamuno, entre otras personalidades "de todos los calibres y cofradías" que decoran su lugar de trabajo.

El alcalde ha destacado que don Inda fue en su momento "el gran baluarte del socialismo, no sólo en Bizkaia sino en España", y ha resaltado que Prieto y Agirre fueron "los mentores y hacedores" del primer Estatuto de autonomía vasco, en 1936.

Al acto han asistido, junto a representantes de los cuatro partidos con presencia en el Ayuntamiento de Bilbao (PNV, Bildu, PP y PSE-EE), exconcejales socialistas como Teo Uriarte, Dimas Sañudo y Txema Oleaga, y miembros del PSE, como José Antonio Pastor e Idoia Mendia. Han acudido también el exsecretario general de UGT Nicolás Redondo, y las representantes de las fundaciones Ramón Rubial y Sabino Arana.

Gil ha recordado que Indalecio Prieto, aunque nació en Oviedo, fue "bilbaíno de adopción y devoción" y ha destacado que como ministro de la Segunda República "impulsó la regeneración urbanística de Bilbao y su área metropolitana". Teniente alcalde y concejal de Bilbao entre 1916 y 1918, y diputado en el Congreso por la capital vizcaína en siete legislaturas, Indalecio Prieto confesó que le hubiera gustado acabar su vida política como empezó, pero no pudo regresar a esta ciudad ya que murió en el exilio, en México, en 1962.