Baltar se defiende acusando a sus funcionarios de los contratos ilegales

Asegura que en sus 22 años de presidente de la Diputación no vio ningún expediente de contratación

Foto: atlas | Vídeo: ATLAS | BRAIS LORENZO (EFE)

Baltar proclamó ayer su inocencia. Y lo hizo a costa de la de sus empleados. El extodopoderoso presidente del PP y de la Diputación de Ourense compareció, según fuentes jurídicas, visiblemente nervioso ante el juez que instruye la querella fiscal contra él por prevaricación y se acogió al derecho constitucional de no contestar a las preguntas de la acusación particular: el PSOE y la organización Manos Limpìas. Pero a preguntas de su propio letrado cargó contra sus empleados: los dos altos funcionarios (el secretario, Francisco Cacharro, y el exinterventor, José Manuel Baños) y el jefe de personal, hijo del alcalde de Monterrei, José Luis Suárez, uno de los veteranos baltaristas de la provincia que minutos antes lo había palmoteado y hecho el pasillo en su acceso a las dependencias judiciales en medio de una bronca, que llegó a las manos, entre su núcleo duro y pequeños grupos de manifestantes.

Baltar aseguró conocer los procedimientos para contratar personal y remarcó la “urgencia” —negada por el interventor— de los 104 que firmó en las vísperas del congreso del PP que ganó su hijo. Pero precisó que jamás había visto un expediente de contratación. A lo largo de sus 22 años de presidente, en los que contrató eventualmente a 8.000 personas, según el PSOE, el expatrón se limitó a firmar, dijo, los documentos que le ponían delante los jefes de servicio, el interventor o el secretario. Su única misión era la de examinar los currículums para elegir a las personas más “idóneas” para los puestos ofertados. Antes de firmar, nunca pidió asesoramiento, no preguntó si se cumplían o no los trámites, confesó, para puntualizar que quien le llevaba los decretos de contratación era Cacharro, el secretario.

En el caso de los 104 que eligió en los meses que rodean al congreso, Baltar —que aseguró haber leído 200 de esos currículums— reconoció que fueron enchufados (elegidos directamente por él) pero precisó que “nadie” le advirtió de que era necesaria la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia ni de que era irregular tal procedimiento. Y abundó: los historiales laborales se los entregan desde Recursos Humanos sin que él haga “ninguna petición”. Dicho lo cual, señaló con el dedo: no le advirtieron de la irregularidad ni el jefe de personal, ni el secretario ni el interventor. Él no tramitaba los expedientes, insistió. Ni siquiera leía el BOP, ni veía el tablón de anuncios, porque entraba desde el garaje.

Más información
Partidarios y detractores se enfrentan a las puertas del juzgado
Testimonios de funcionarios cercan al cacique
La fábrica de los enchufes
La maraña dinástica del baltarismo

El exbarón del PP sacó de su bolsillo una estadística con una comparativa de las contrataciones realizadas por la Diputación entre 2007 y 2012. Quería demostrar al juez que la cifra era siempre “similar”. Pero acabó leyendo que, frente al más del centenar de 2010, en 2011 se firmaron 11 contratos y en 2012, apenas diez.

A preguntas de fiscal, Baltar reconoció que en las vísperas del congreso provincial de 2010 remitió un escrito a Recursos Humanos diciendo que había que contratar a una “relación” de personas y que siempre conmina a los alcaldes a que hagan las peticiones de personal por escrito. Esas, dijo, eran las que atendía, porque las verbales no se justificaban “fehacientemente”, aunque acabó reconociendo que “todas” las peticiones que le hicieron verbales las reiteraron después por escrito los regidores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los abogados de la acusación creen que Baltar evitó ayer responder a sus preguntas para no caer en contradicciones evidentes. La acusación cree que el argumento de que él decidía a quién empleaba pero no ejecutaba la contratación no sirve de nada ante las pruebas documentales. “Esas pruebas son muy claras a pesar de que Baltar intentó justificarse con los informes emitidos por los jefes de servicio posteriormente”, afirmó el abogado del PSOE, José Arcos, informa Pablo Taboada.

En su declaración del martes, el entonces interventor de la Diputación, José Luis Baños, aseguró que se enteró a posteri de las contrataciones masivas previas al congreso del PP y que comunicó alarmado al secretario la falta de recursos para hacer frente a las nóminas de los nuevos empleados. Cuando preguntó por esos contratos, precisó, el jefe de personal y el secretario le dijeron que había sido cosa del presidente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS