_
_
_
_

Una pelea entre Latin y Ñetas deja cuatro heridos, dos de gravedad, en L’Hospitalett

Ante los recortes, fuentes policiales denuncian presiones para evitar identificaciones

Rebeca Carranco

De nuevo una pelea, de nuevo entre bandas latinas. La noche del jueves en L’Hospitalet de Llobregat acabó con cuatro personas heridas, que requirieron hospitalización. Dos de ellas se encuentran en estado grave. Un joven recibió al menos 13 cuchilladas en las extremidades y otro fue alcanzado en la ingle, según fuentes de la investigación. La policía ha detenido a siete personas, de entre 18 y 26 años, de nacionalidad ecuatoriana.

Los Mossos barajan que pueda tratarse de una pelea entre dos bandas enfrentadas tradicionalmente en la ciudad: los Latin King y los Ñetas. Las primeras hipótesis apuntan a lo que se conoce como una caída, cuando una banda sale a buscar a otra, y ya lo hace armada, previendo el enfrentamiento. Según esta hipótesis, varios miembros de los Latin fueron al territorio de los Ñetas. Aunque entre los heridos que requirieron hospitalización había miembros de ambas pandillas.

En Cataluña hay un enfrentamiento entre pandilleros cada 15 días

Los Mossos d’Esquadra, sin embargo, mantienen abiertas todas las líneas de investigación y no descartan que los dos grupos se encontrasen casualmente en la parada del Trambaix de Can Rigal, y eso acabase desatando el tumultuoso enfrentamiento.

La reyerta empezó pasadas las once y media de la noche. “Comenzamos a oír gritos de pelea, pero no es algo infrecuente en este barrio, por lo que no le dimos importancia hasta que comenzaron a chillar que habían matado a alguien, y entonces nos asomamos al balcón”, explicó ayer Antonio Martínez, un vecino del barrio de Pubilla Casas, en declaraciones a Efe.

La presencia de pandilleros es habitual en el barrio. Pero fuentes policiales denuncian que existe la directriz por parte de algunos mandos intermedios de dejar de identificar y perseguir a los sospechosos para presionar ante los recortes que ha llevado a cabo el Departamento de Interior. “Buscan que la situación se desmadre para que así hagan caso a las peticiones del cuerpo”, se queja un agente de la comisaría. A su entender, se trata de no cumplir con su obligación. “Es un peligro pedir que dejemos de hacer nuestro trabajo”, añade.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Esas presuntas órdenes de evitar identificaciones se han dado en diversas reuniones, lo que se conoce como briefing, que tienen los distintos agentes de seguridad ciudadana antes de empezar su turno de trabajo. De viva voz y sin dejarlo por escrito, remarcan esas mismas fuentes policiales.

Interior asegura que desconoce que se estén dando este tipo de directrices a los agentes y afirma que los indicadores desmienten que se haya bajado en el número de identificaciones, según un portavoz de los Mossos d’Esquadra.

En Cataluña se produce una pelea entre bandas cada 15 días. En una entrevista con Europa Press, el inspector jefe del área de Personas de los Mossos d’Esquadra, Jordi Domènech, alertó del “peligro emergente” de que las bandas se pasen al crimen organizado. Desde hace más de un año, las bandas latinas se tratan como grupos delincuenciales, mientras que antes había un modelo basado más en la mediación y en la prevención.

En la actualidad, la policía tiene contabilizados a 2.480 jóvenes, de entre 13 y 25 años, que forman parte de alguna banda latina. Las más habituales son los Latin King, los Ñetas, los Trinitarios, los Maras y los Dominican Don’t Play. Sus miembros suelen reunirse en parques y zonas de ocio del área metropolitana de Barcelona. El año pasado, tres personas murieron en peleas relacionadas con bandas y se produjeron nueve peleas muy violentas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Rebeca Carranco
Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_