Los basureros acusan a Zoido de vulnerar el derecho a la huelga

Los trabajadores niegan los actos vandálicos que les achaca la empresa

Basura acumulada alrededor de unos contenedores en el centro de Sevilla.
Basura acumulada alrededor de unos contenedores en el centro de Sevilla.PACO PUENTES

La huelga de basuras de Sevilla ha cumplido ya su cuarta jornada y las posturas de los trabajadores y la empresa están más alejadas que el primer día. El sindicato CC OO denunció este jueves a Lipasam, la empresa pública municipal de limpieza y recogida de basura, por incumplir los servicios mínimos, fijados por la Junta en un 30% para las dos primeras semanas de paro. El sindicato anunció también que este viernes presentará una denuncia por la vía penal por un delito contra el derecho de los trabajadores y otra ante el Juzgado de lo Social en demanda de tutela por los derechos fundamentales de los trabajadores, según informaron este jueves responsables de CC OO y del comité de empresa de Lipasam.

Los trabajadores apoyan sus denuncias en testimonios e imágenes que supuestamente demuestran que el Ayuntamiento gobernado por Juan Ignacio Zoido está tomando medidas que no son legales durante una huelga. Según las denuncias hechas públicas por el sindicato, los camiones de la basura destinados a recoger residuos hospitalarios, para los que los servicios mínimos son del 100% y que deben tener un trato diferenciado, están también recogiendo residuos sólidos urbanos.

Asimismo, los trabajadores aseguran que a los empleados de los servicios mínimos de limpieza viaria se les está ordenando recoger basura y que comerciantes de algunas zonas han alquilado cubas de obras para acumular las bolsas de residuos, una práctica prohibida por las ordenanzas municipales y que necesita autorización del Ayuntamiento. Los huelguistas mostraron también imágenes de vehículos y empleados de Protección Civil cogiendo bolsas de basura.

El gobierno municipal niega estas acusaciones y asegura que se están cumpliendo los servicios mínimos. Según la versión municipal, son los trabajadores de la empresa los que están excediéndose en su protesta e impidiendo que la recogida fijada funcione correctamente. El concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, volvió a hablar este jueves de “actos vandálicos” de los huelguistas e insistió en que mientras estos continúen, el gobierno no se sentará a negociar.

“Con esta situación, el gobierno local no puede mantener una negociación con el comité de empresa. En el momento que estos actos cesen, iniciaremos inmediatamente todas las negociaciones”, señaló Vílchez, quien reclamó al comité de empresa de Lipasam que llame “a la calma” a la plantilla y condene de forma “rotunda” los actos vandálicos.

Vílchez apoyó sus declaraciones en el acta de “incidencias” de la huelga elaborado por el Ayuntamiento. El documento, difundido este jueves por el gobierno municipal, recoge un largo listado de incidentes como si se tratara de un parte de guerra. Una papelera y 24 contenedores quemados (el acta lo detalla calle a calle), un incendio de basuras, 51 contenedores volcados o desplazados, 32 avisos de basuras esparcidas en diferentes vías y acumulada en la calle y 17 avisos de personas “vandalizando contenedores, saboteándolos o sacando la basura de los mismos”.

El Ayuntamiento señaló a los trabajadores en huelga como autores de estos actos y llegó a asegurar que algunos huelguistas habían sido sorprendidos in fraganti y detenidos, aunque no presentó pruebas. Los representantes de los trabajadores lo niegan y advierten de que ni la Policía Local ni el Cuerpo Nacional de Policía tienen constancia de detenciones. “Incidentes así ocurren todos los días y la policía nos ha llegado a admitir que llevan 15 días intentando dar con un pirómano que quema contenedores”, afirmó el secretario general de la sección sindical de CC OO de Lipasam, Antonio Bazo, que aseguró que el comité de empresa hace diariamente “llamadas a la serenidad”. Las acusaciones de actos vandálicos son, según los trabajadores, “pretextos” del gobierno para no negociar.

Según los datos municipales, las calles de Sevilla acumulaban ya este jueves más de 2.350 toneladas de residuos, en su mayoría basura dentro y alrededor de los contenedores, pero también envases y otro tipo de restos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50