Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pide descontar el sueldo a los diputados que abandonaron el hemiciclo

La portavoz rechaza que la medida se aplique a los parlamentarios de su partido cuando se ausentan del escaño

Un día después de que la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, amenazase con sanciones a los diputados de Alternativa Galega de Esquerda y el BNG que ayudaron a los trabajadores de Navantia a acceder a la tribuna desde donde interrumpieron el pleno, el Partido Popular pidió también descontar el sueldo de los parlamentarios de la oposición que abandonaron el hemiciclo en señal de protesta y no participaron en el pleno de los presupuestos. Lo hizo la recién nombrada portavoz del partido, Paula Prado, quien abogó por que “los 31 diputados que abandonaron el hemiciclo pidan a los servicios de la Cámara que no les abonen la parte proporcional del salario correspondiente al pasado martes”.

Prado, también diputada de la Cámara, equiparó el plante de los partidos de izquierda como respuesta al veto de la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, que vetó el acceso a la sesión a los invitados de PSdeG, Bloque y AGE, con un día de huelga. Preguntada por si la medida debía extenderse también a los parlamentarios del PP que habitualmente se ausentan de sus escaños, la portavoz del partido pidió “diferenciar” y dio por hecho que cuando sus compañeros de siglas faltan a los debates “no es porque quieran, sino porque tienen alguna razón de peso” que les impide hacerlo. Prado también aseguró que la oposición invitó al pleno a personas “con antecedentes penales por agresión”, sin especificar más detalles.

Entre los invitados a los que se negó el acceso a la tribuna del hemiciclo había además varios alcaldes socialistas y ayer el Parlamento aclaró a través de su gabinete de comunicación que de haberlo sabido la presidenta les habría facilitado el acceso porque la Cámara nunca va a vetar a “representantes institucionales”.

Entretanto, todos los partidos menos el PP volvieron a pedir ayer a Pilar Rojo que rectifique y vuelva a garantizar el carácter público de las sesiones que consagra el Reglamento de la Cámara. Desde Alternativa Galega de Esquerda, su viceportavoz parlamentaria, Yolanda Díaz, animó a la presidenta de la institución a hacer su trabajo: “Cuántas más sanciones, más nos va a reforzar”. La dirigente de la coalición que integran Izquierda Unida y Anova cargó contra el PP “por emprender esa política reaccionaria”.

El portavoz parlamentario del BNG, el otro grupo amenazado con sanciones, Francisco Jorquera, defendió que su partido no cometió “ningún comportamiento antirreglamentario” y sí atribuyó una “actuación irregular” a los servicios de seguridad de la Cámara “por poner obstáculos” a las personas que pretendían acceder a las oficinas del Bloque con un “trato absolutamente incalificable”.

El PSdeG, con un tono más tibio, reclamó también a Rojo que “recapacite” y plantee una “solución respetuosa” tanto con el derecho a la participación de los ciudadanos como con el normal funiconamiento de la institución, informa Europa Press. A través de su viceportavoz parlamentario, José Luis Méndez Romeu, los socialistas insistieron en que no cabe “criminalizar preventivamente” a todos los gallegos ni “vetar su acceso legítimo a esta Cámara de representación popular”.

La presidenta entretanto no aclara si es definitivo el veto a los invitados de los grupos de la oposición, cuánto va a durar y cuales son los criterios (más allá de negar la entrada a quienes ya hayan sido expulsados) para permitir el acceso de los ciudadanos al debate en Pleno.