Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Copa España de caza del zorro reúne a 445 cazadores entre protestas de ecologistas

La competición se salda con la muerte de 40 animales en montes de Ourense

Una treintena de ecologistas se presentaron durante la mañana, con pitidos y petardos, entre las cuadrillas de cazadores de zorros en la llamada Copa España que se desarrolló hoy en los tecores de Castro Caldelas, Chandrexa de Queixa y Montederramo. Eran cerca de 500 los que iban con escopetas y unos 40 los animales que encontraron la muerte en la jornada festiva de los cazadores.

Los ecologistas de colectivos como Matar por matar, non y Coto do Frade, entre otros, recorrieron durante la mañana los diferentes tecores en los que estaba prevista la presencia de las cuadrillas de diez cazadores y un guía cada una, y durante unos minutos hicieron ruido con chiflos y petardos "para espantar todas las piezas posibles", explicó el portavoz de Matar por matar, non, Julio Fernández.

Las 40 piezas cobradas fueron llegando entre las 13 y las 15 horas al punto de control situado en el campo de fútbol de Castro Caldelas, donde un equipo técnico las fue registrando por sexo y edad, le midió la temperatura para evitar que se hiciese trampa y llegaran piezas cazadas en días anteriores como si fuesen de hoy, y le extrajo una pequeña porción de músculo de la parte posterior del muslo para analizar la presencia de "triquinosis", según explicó el veterinario Luis Fidalgo. Los cazadores se refirieron a la presencia de los ecologistas, que se repite en este campeonato desde hace unos años, como "una molestia".

Tras la recogida de datos y muestras, los zorros cobrados fueron entregados a una empresa que se encargará de catalogar las pieles y entregar en lugares autorizados el resto de la pieza, como residuo. Fidalgo explicó que la caza de hoy fue muy buena "si tenemos en cuenta que son piezas cobradas por personas que no son de aquí y no conocen estos montes, aunque lleven un guía, así que se puede decir que hay abundancia de zorros en esta zona", añadió.

El número de cazadores fue inferior al de la anterior convocatoria anual (en 2012 se registraron más de 700) porque la gran nevada de hace cuatro días hizo temer a muchos que no pudiera celebrarse la prueba, pues está prohibida la caza en los montes nevados. "Aunque al final el día fue soleado y los montes están limpios de nieve", dijo a Europa Press el delegado de la prueba y vocal de la Federación Galega de Caza, Manuel Martínez.

El ganador de la prueba se determina por el número de piezas y en el punto de control se presentaron dos cuadrillas con cinco zorros cazados, la de Parrillada Antonio de Lugo y la de Raposería de Fiopans de Negreira (A Coruña). El veterinario de la Federación Española y de la Galega de Caza, Luis Fidalgo, explicó que en lo que va de temporada, en diferentes pruebas, se cazaron 117 zorros, contando los de hoy. Añadió que la caza del zorro de hoy "no atrajo a cazadores del resto de España porque se hizo con perros de rastreo, modalidad inexistente en el resto de España donde el control de la población de zorros se hace con caza en madrigueras y con lazos autorizados", así que todos los cazadores de la X Copa España eran gallegos.

El día de caza se saldó también con varios canes perdidos, que los cazadores dijeron esperar recuperar por la tarde, tras la comida que se organizó en el polideportivo de Castro Caldelas con un menú que incluyó empanada, callos, jarrete, café y bica. En las afueras del polideportivo se produjo un nuevo encuentro entre cazadores y ecologistas que, detrás de una gran pancarta, lanzaron gritos a los participantes. "Valientes" o "dad de comer a los cuatro de la corbata", fueron algunos de los lemas repetidos mientras los comensales festejaban la matanza.