Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona creará un espacio de interpretación de la Ciutadella

UpB propugna que el centro se instale en el Castell dels Tres Dragons

Un sitio para explicar la historia del parque de la Ciutadella, desde que Felipe V derrumbó parte del barrio de la Ribera para construir la fortaleza hasta su reciente estatus de museo al aire libre y pulmón verde de la ciudad, pasando por la Exposición Universal. Este es el compromiso que Unitat per Barcelona —con el apoyo de todos los grupos menos el PP— logró arrancarle ayer al Gobierno municipal liderado por Xavier Trias (CiU). El pacto no incluyó ninguna fecha y tampoco se habló de presupuesto.

La propuesta inicial presentada por la coalición independentista pedía la habilitación de un espacio en el Castell dels Tres Dragons para instalar un centro de interpretación. Sin embargo, el texto fue pactado con los otros grupos, y el enunciado saltó del texto aprobado. El concejal Jordi Portabella (UpB) hizo énfasis en que la iniciativa debe ir relacionada con el proyecto cultural del Born, que se espera esté listo para el 2013 tras 12 años de obras y 84 millones de euros de inversión.

Finalmente, el sitio destinado al centro de interpretación no fue concretado aunque sí se adelantó que se colocará la señalización necesaria en los diferentes lugares del parque “que den sentido a esta recuperación de la memoria histórica”. El quinto teniente de alcalde, Jaume Ciurana aseguró que la iniciativa tiene “mucho sentido”.

“La Ciutadella tiene unos orígenes de castigo, vigilancia y sumisión. Esta especialidad represiva no se reproduce en otras fortalezas de Europa pero en Barcelona se produjo desde el momento en qué los ciudadanos y ciudadanas tuvieron que destruir con sus propias manos sus casas para poder construirla”, justificó Portabella.

Desde el PP, la edil Ángeles Esteller reprochó a los partidos soberanistas por tener “memoria histórica selectiva” y poner “la historia al servicio de la independencia”. La concejal popular cree que el proyecto busca hacer un gran parque independentista en la ciudad. El centro cultural del Born explicará, en teoría, la Barcelona del siglo XVIII y su vida cotidiana, aunque desde el PP y otros sectores se cree que primará una lectura más politizada. Sus sospechas se ven sustentadas, por ejemplo, en el alejamiento del proyecto del historiador Albert García Espuche.