Telemadrid contrata una unidad móvil para emitir los telediarios

Una filial de Telefónica da soporte técnico a la cadena tras los 800 despidos

Una de las protestas protagonizadas por los trabajadores de Telemadrid en noviembre
Una de las protestas protagonizadas por los trabajadores de Telemadrid en noviembreCARLOS ROSILLO

La televisión autonómica de Madrid, que el fin de semana pasado comenzó a comunicar los despidos al 71% de la plantilla, ha contratado los servicios de una empresa privada para recuperar las emisiones en directo. Uno de los principales objetivos es volver a poner en antena los telediarios, paralizados desde hace casi un mes por la huelga indefinida convocada por el comité de empresa contra el despido de 829 trabajadores.

En la sede de Telemadrid, en la Ciudad de la Imagen, se ha instalado una unidad móvil de Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA). Empleados de la filial de la operadora de telecomunicaciones tendían ayer cables por todo el edificio del canal autonómico para poder gestionar desde esa unidad móvil la producción y emisión de los telenoticias.

"Querían haber empezado ayer, pero no les ha dado tiempo", dicen los trabajadores. "Tras los despidos han visto que tienen un problema de carga de señales o de manejo de las cámaras", agregan. Un portavoz de la cadena asegura que se trata de una contratación "provisional" para "poner en marcha la programación que aprobó el Consejo de Administración". Ahora solo se están emitiendo contenidos enlatados. La unidad móvil dará "soporte técnico" para recuperar las emisiones en directo y la producción de noticias. El ente afirma que procederá a la convocatoria de un concurso público para externalizar estos servicios. Secuoya y Vértice son las productoras mejor situadas.

Más información
Telemadrid se desmantela
Los trabajadores de Telemadrid reciben el burofax con su despido
Telemadrid aprueba el despido de 860 personas tras cerrarse el ERE sin acuerdo
Desastre anunciado en Telemadrid
"Van a dejar una televisión de barrio"
Telemadrid, a negro contra 925 despidos
Los trabajadores de Telemadrid convocan huelgas parciales hasta el lunes
González amenaza con el cierre de Telemadrid

El despido colectivo se ha llevado por delante a camarógrafos, productores y realizadores. Ya no quedan técnicos de sonido, ni iluminadores y tampoco maquilladores para poner en marcha los telediarios. El desmantelamiento ha sido total. Entre los despedidos (829 trabajadores de una plantilla de 1.169) se encuentran todos los operadores de cámara (78 de 78), de audio (8 de 8) y de equipos complementarios (12 de 12). También han salido la mayoría de los auxiliares de operaciones y programas (67 de 68), productores (6 de 7) y realizadores (17 de 18). Entre los redactores, la lista incluye a 119 de 177, mientras que de los 17 presentadores en plantilla han salido 11.

Miembros del comité de empresa consideran que contratar una empresa para que asuma las tareas de los despedidos supone "una vulneración del derecho de huelga", toda vez que el comité (mermado por los despidos) mantiene en pie los paros parciales en los informativos.

Durante tres semanas, Telemadrid ha mantenido en negro la pantalla como protesta por el proceso de demolición de la cadena alentado por el Gobierno de la Comunidad de Madrid (del PP). La señal se recuperó el fin de semana, justo cuando los trabajadores comenzaron a recibir el burofax con el despido, pero los telenoticias han seguido apagados. Precisamente estos contenidos son los espacios de producción propia que sobrevivirán a la reestructuración. El plan de futuro contempla dos ediciones por jornada y el Diario de la noche. Otros formatos, como Madrileños por el mundo o Madrid directo, que eran producidos en la casa, serán externalizados. El resto de la parrilla está compuesta por series, películas, dibujos animados y documentales. Más de una cuarta parte se cubrirá con reposiciones.

Según José Antonio Sánchez, director general del ente, el despido colectivo está motivado por "la reducción de los ingresos comerciales" y de las partidas públicas con las que se financia y "el alto grado de endeudamiento al que ha tenido que acudir en los últimos años" como consecuencia del descenso de estos ingresos. Desde la oposición añaden otros motivos: mala gestión y despilfarro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS