Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cómplice de la muerte de la niña en Almería había recurrido al Constitucional

El alto tribunal estudió un recurso del acusado que evitó su ingreso en prisión

El hombre de 25 años acusado de cómplice de la muerte de la niña onubense de 16 meses en Almería evitó su ingreso en prisión por un delito de malos tratos físicos y psíquicos habituales a su pareja, de 15 años, al recurrir al Tribunal Constitucional (TC) una sentencia del Juzgado de lo Penal número 4 de Almería. Raúl R. F., actualmente en prisión provisional sin fianza e imputado en el asesinato de la pequeña Miriam junto a su amigo y principal sospechoso Jonathan G. M., interpuso en enero de 2012 un recurso de amparo al Constitucional.

El acusado recurrió al alto tribunal después de que la Audiencia Provincial de Almería desestimara otro recurso presentado ante la sentencia del Juzgado de lo Penal 4 de noviembre de 2010 que le condenaba a dos años y tres meses de prisión por lesiones y violencia psíquica y física habitual sobre la mujer.

Una vez que la Audiencia desestimó el recurso y ratificó la sentencia de lo Penal, dicho juzgado inició los trámites para la ejecución de la sentencia firme y lo envió a la fiscalía. El ministerio público pidió entonces los antecedentes penales de Raúl R. F. en enero de 2012, y en marzo, una vez recabados dichos antecedentes, informó negativamente de una posible suspensión o sustitución de penas, según ha explicado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La cronología de su caso, según el alto tribunal andaluz, continuó en marzo del pasado año cuando el condenado presentó un recurso de amparo ante el Constitucional. En agosto, el Juzgado de lo Penal dictó un auto en el que negaba la suspensión o sustitución de la pena y se solicitaba informe al Tribunal Constitucional del estado del recurso. El Constitucional contestó en septiembre que aún estaba pendiente de admisión o inadmisión, por lo que el Juzgado de lo Penal 4 dictó un auto para suspender la ejecución hasta que resolviera el alto tribunal, circunstancia habitual cuando las penas no superan los tres años de prisión.

Finalmente, en noviembre de 2012 el Constitucional inadmitió el recurso, decisión que llegó al Juzgado de lo Penal 4 a mediados del pasado diciembre. La pequeña Miriam fue supuestamente secuestrada por Jonathan G. M., amigo de Raúl R. F., el 20 de diciembre; fecha en la que su madre, Gemma Cuerda, comunicó los hechos a la Guardia Civil del puesto de Gérgal (Almería). Ocho días después un amplio despliegue policial localizó al principal sospechoso y pareja de la madre de la víctima y su cómplice Raúl R. F. Mientras, Jonathan G. M. será juzgado el próximo mes acusado de estafar con la venta de un turismo que adquirió de manera supuestamente fraudulenta.