Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERRORISMO

Latasa afirma que Iñaki Goioaga “movía los hilos entre los presos y ETA”

El exterrorista critica la actuación del abogado y candidato a senador propuesto por EH Bildu

José Miguel Latasa Getaria, exmiembro de los comandos Goierri y Donosti, posteriormente reinsertado, ha acusado al abogado Iñaki Goioaga, candidato de EH Bildu a senador autonómico, de haber sido la persona que “movía los hilos entre los presos y ETA”y de ser quien llevaba a las cárceles las órdenes de la banda.

En un escrito titulado De comisario político de ETA a senador de España, que publica en el blog Arabatik, Latasa Getaria señala que cuando ingresó en prisión en el año 1988 le indicaron que Goioaga era “el abogado de Gestoras que mandaba en el colectivo”. Según reconoce, “después, con el tiempo, ya fui viéndolo con mis ojos que este elemento era quien movía los hilos entre los presos y ETA. El venía con las órdenes concretas, quien, al menos conmigo, Kubati y alguno más decía cuando había que hacer huelga de hambre; plante o las dos cosas y se permitía, incluso en el ínterin, decirnos que tenía esa noche sidrería. Su chulería sobrepasaba los límites de lo normal”, añade Latasa.

El antiguo preso, que en 1995 recibió el tercer grado y en 1998 obtuvo la libertad condicional tras haber roto con ETA, menciona un episodio ocurrido en 1994 cuando Latasa se encontraba en la prisión de Nanclares. Indica que el abogado le visitó “para leerme la cartilla” y decirle que no tenía que estar en esa cárcel a la que el Gobierno enviaba presos críticos con el terrorismo.

Latasa dice que entonces él “ya tenía claro” su posición y que era partidario de que ETA permitiera salir a los presos enfermos “cuanto antes” y también a “aquellos que no aguantaban la cárcel”, que se permitiera solicitar las redenciones de pena y que se acudiese a los jueces para reclamarlas. “El no quería saber nada de esto, deseaba que yo le dijese cual era mi posición, la cual se lo dije: que no estaba a favor de continuar con la lucha armada y que se debería dar un alto el fuego unilateral para retomar unas negociaciones”. Tras oírle, dice Latasa, Goioaga “se largó sin despedirse y a los diez días fui expulsado de la organización ETA por colaborador con el Estado español”. Dice también que “lo que no le perdonaré jamás, ni a él ni a Kubati, es que me pusieran en la situación de estar amenazado de muerte durante todos estos años”.

“Se largó sin despedirse y a los diez días fui expulsado de la organización ETA"