Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las galerías catalanas dan marcha atrás e irán a ARCO

Las empresas debían abonar por contrato el 50% del espacio reservado si no acudían

Con una clamorosa marcha atrás, ocho de las nueve galerías que el pasado 5 de diciembre anunciaron su decisión de no participar en ARCOmadrid, estarán presentes en la feria de arte contemporáneo más importante de España, que se celebrará del 13 al 17 de febrero. Finalmente, Àngels Barcelona, Polígrafa obra gráfica, Joan Prats, Senda, Projectesd, Raíña Lupa, Miguel Marcos y Carles Taché, han decidido sumarse a las tres galerías (ADN, Oriol y NoguerasBlanchard) que desde el primer momento se habían desmarcado de la acción por considerarla inviable, y habían anunciado que acudirían a la feria madrileña.

 La única que se mantiene en sus trece es Estrany-de la Mota. “Hemos decidido no asistir a ARCO este año porque las condiciones finales que nos ofrece Ifema [consorcio que gestiona la feria, formado por la Comunidad, el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio de Madrid y Caja Madrid] nos parecen insuficientes. En un clima económico tan adverso como el actual, sinceramente no vemos ninguna perspectiva de recuperar la inversión”, señaló Àngels de la Mota a este diario.

Las galerías que acudirán a ARCO no lo harán con el despliegue habitual: “en señal de protesta por la falta de sensibilidad de Ifema” contratarán espacios más pequeños, reduciendo inversión. “Nuestro propósito no ha sido nunca boicotear ARCO, que hemos contribuido a levantar. Sólo pedimos más sensibilidad y una actitud más dialogante hacia las galerías de fuera de Madrid, que deben enfrentarse a mayores gastos”, aseguró Carles Taché.

Quizás en la decisión final de los galeristas ha influido las condiciones legales impuestas por el contrato que firmaron con la feria, ya que cuando decidieron darse de baja se les pidió pagar el 50% del importe del espacio que habían reservado.