Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recorte de ayudas asfixia a la lucha antidroga del Campo de Gibraltar

Cinco de las 11 asociaciones de rehabilitación han cerrado por falta de fondos

Un guardia civil custodia una lancha que transportaba hachís en La Línea de la Concepción en 2011.
Un guardia civil custodia una lancha que transportaba hachís en La Línea de la Concepción en 2011.

La reinserción social y laboral de muchos drogodependientes se aleja a causa de la crisis, que ha llevado a las Administraciones a retirar hasta el 48% de las subvenciones y ayudas para programas de prevención y rehabilitación. Este recorte ha llevado al cierre de cinco de las 11 asociaciones antidroga del Campo de Gibraltar, la comarca andaluza con mayor incidencia del tráfico y el consumo de estupefacientes. Los programas de prevención, de los que se beneficiaban unos 30.000 niños y jóvenes, solo podrán dar atención el año que viene a 5.000 personas.

Francisco Mena, presidente de la Federación de Asociaciones contra las drogas Alternativas, denuncia que en la actualidad los programas están en el aire. “La convocatoria de 2012 se publicó en noviembre y de cara a 2013 no sabemos más que lo que nos reflejan los Presupuestos de la Junta de Andalucía, en los que el recorte ha sido del 45%”, asegura.

En 2012, recuerda Mena, el Plan Nacional sobre Drogas no ha transferido “ni un solo euro”, a la comunidad y para 2013 no existe compromiso financiero alguno. “El panorama es muy negro y cada vez hay más consumidores”.

En el Campo de Gibraltar existen alrededor de 3.000 drogodependientes. Las seis asociaciones que persisten lo hacen gracias al trabajo de voluntarios. Es el caso de Barrio Vivo, la coordinadora algecireña en la que había 14 personas contratadas y más de 50 monitores para talleres en barriadas. En la actualidad, esta asociación, que despidió a todos sus empleados y suspendió todos sus talleres, abre sus puertas solo por las mañanas gracias a los colaboradores altruistas. Una situación similar se vive en la Coordinadora Despierta, de La Línea de la Concepción, en la que había 12 personas contratadas y ahora sólo quedan los voluntarios.

El panorama es muy negro y cada vez hay más consumo

Francisco Mena

La propia Federación Alternativas tenía contratadas a 25 personas, de las que quedan solo seis y a tiempo parcial. “Tenemos garantizada la continuidad de estas personas, hasta mayo. A partir de ahí tendremos que seguir con voluntarios”, afirma Mena. “Con los recortes del 38% en 2012 y del 45% en 2013 nos hemos retrotraído a los presupuestos del año 2000”.

Para los responsables del movimiento asociativo “el Plan Nacional sobre Drogas no castiga a las comunidades autónomas o a nuestras asociaciones, castiga a los drogodependientes que, además de ser andaluces, son españoles y enfermos”.

Esta situación ha provocado que el trabajo realizado por coordinadoras como las de Tesorillo, San Pablo, Jimena de la Frontera, Castellar y Los Barrios haya pasado a la historia. Sin embargo, la labor realizada no fue baldía: son muchos los jóvenes que no entraron en el mundo de las drogas o salieron de él gracias a los voluntarios que trabajaban en ellas. Las pocas ayudas que recibían estas asociaciones les permitían pagar los recibos de luz, de agua, el teléfono o algo tan simple como las fotocopias. Ahora, al no recibir nada desde hace meses, se han visto abocadas al cierre.

Unos 25.000 jóvenes y niños se quedan sin recursos de prevención

“La red concertada con la Administración autonómica y los propios Ayuntamientos ha desaparecido casi en su totalidad”, según Mena. Solo los Ayuntamientos de Algeciras, Tarifa y Castellar de la Frontera mantienen pequeñas ayudas para programas concretos. Quienes se enfrentan a diario con la lacra de la droga en una zona de especial sensibilidad como el Campo de Gibraltar insisten a los poderes públicos en que “los toxicómanos no son enfermos crónicos, como los diabéticos o los hipertensos, a los que se da un medicamento y se soluciona el problema”.

“Los drogodependientes necesitan ser tratados para que salgan de las drogas y se curen de posibles patologías asociadas. A partir de ahí, entra la labor social de las coordinadoras, que es tan importante como la terapéutica, ya que permite evitar que la persona recaiga en su adicción”, insisten los responsables del movimiento asociativo contra las drogas del Campo de Gibraltar.

68 toneladas de droga en un año

La comarca gaditana del Campo de Gibraltar —de la que forman parte Tarifa, Algeciras, Los Barrios, San Roque, La Línea, Jimena y Castellar— continúa siendo uno de los principales puntos de entrada de droga en España.

Los agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de Algeciras (Cádiz) han intervenido a lo largo de todo el 2012 más de 68 toneladas de droga en 673 actuaciones contra el narcotráfico realizadas en los municipios de esta zona. En estas operaciones se ha detenido a 840 personas e intervenido más de 250 vehículos y embarcaciones.

Según el balance difundido por la Guardia Civil, a lo largo de 2012 los agentes han intervenido en estas localidades un total de 68.254 kilos de droga, de los que 67.723 eran de hachís, y 504, de cocaína. Además, de las 840 personas detenidas por narcotráfico, 379 son de nacionalidad española y 461 de nacionalidad extranjera.

Igualmente, se han intervenido 250 vehículos, 28 embarcaciones y cuatro motos de agua que se empleaban para el transporte de la droga hasta España.

Respecto a las formas de introducir la droga, la Guardia Civil sostiene que los narcotraficantes han empleado los métodos habituales, como son los alijos en la costa, a través de embarcaciones y los vehículos con dobles fondos. También se ha recurrido a otras fórmulas, como intentar pasar droga utilizando equipajes, adosada al cuerpo o en el interior del organismo.